San Juan

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Este fin de semana tuvo lugar en todo Chile la celebración de la Noche de San Juan, fecha en que se conmemora el nacimiento de Juan Bautista, estimado el 24 de Junio. Es por ello que se espera desde la noche del día 23 con pruebas, juegos, música y tradición a que llegue la medianoche; ya que cuenta la leyenda que al dar el reloj doce campanadas es el momento propicio para hacer peticiones especiales, para que se cumplan deseos y también para saber que nos traerá el próximo año, ya que esta fiesta también coincide con el Año Nuevo mapuche o We Tripantu.
Sin duda no podemos hablar de una celebración exenta de mezcla, de sincretismo, de aculturación y de adaptación. En mi opinión es una de las festividades con mayor identidad y con más olor a pueblo, lejana a la imposición foránea y a lo meramente comercial.
Disfruto y espero la llegada de esta noche tan especial.
Este año no fue la excepción.
Trío Cuentos me invitó a contar en la comuna de El Monte, situada en la provincia de Talagante; Región Metropolitana.
El lugar específico del convite fue la Casa de la Cultura, ubicada en la calle Benavente. Un lugar acogedor, familiar y con aire de campo. Con una higuera majestuosa de fondo estaba el escenario. Detalle no menor, ya que según cuentan los antiguos uno puede: aprender a tocar algún instrumento, alargar su vida, conquistar el amor esquivo y deseado o ver florecer la flor de este árbol si está sentado bajo el a las doce de la noche en punto. Eso sí, la maravillosa virtud no es gratuita, ya que se dice que todo aquello se consigue con la mano del Diablo mediando.
Así que teniendo eso en mente y considerando que podíamos meter más de algún susto a los comensales es que armamos el repertorio con mis colegas Carolina Henríquez y Ángel Reyes, que fue quien confió en mi para esta faena. Hubo de todo un poco, canto, cuentos, adivinanzas y como no, guitarrón.
También hubo cuecas, las que fueron provistas por los Amigos del Monte. Por ahí algo bailé, aprovechando de matar el frío y de divertirme.
Fue muy grato contar algunas historias relacionadas con el origen del guitarrón chileno, con la zona en que vivo y con Pirque, única escuela y cuna del mencionado cordófono. Y en ese sentido fue también un honor acompañar en su primera incursión sobre un escenario al poeta local Sebastián Ñúñez, quien recitó un verso de su propia autoría con un tinte bastante local y de gran cariño por su tierra, su gente y sus lugares más insignes de visitar.
Don Pedro Jeria, poeta, locutor y ante todo un personaje de esos que hoy es difícil de ver, un caballero de tomo y lomo; participó contando también algunas anécdotas y refiriendo algunas coplas de la tradición popular.
Con mi cruz de palqui en el bolsillo despedí la noche cantando un verso de antigua ley por Apocalipsis, fundamento que hoy se escucha y disfruta escasamente. La recepción de los invitados fue siempre respetuosa, de profunda admiración por las artes y oficios que cultivo, cosa que agradecí con todo el corazón.
Siento que toqué muchas fibras, que hice patentes numerosos recuerdos, que traje a la superficie eventos que yacían en el fondo de algunas memorias. Algunas personas me lo dijeron tácitamente, sus abuelos se aparecieron en sus mentes, sus tíos, parientes lejanos, vecinos y varios otros símbolos de herencia cultural.
Esa calidez humana es la mejor forma de alejar cualquier congelamiento físico.
Nos vinimos entrada ya la noche, nublada y oscura. Con lluvia a ratos, con viento a veces. Llegué a casa pasadas las tres de la mañana, pero no me salió el Coleflecha al camino. Imposible, porque cuando uno hace bien su trabajo y entrega todo el amor posible, ¿Qué mal le puede caer encima?
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.