Sin palabras

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir




¿Es posible quedarse sin palabras?
Aunque a veces de manera escapista ante un acontecimiento sorprendente, al recordarlo utilicemos la expresión "me quedé sin palabras", la verdad es que salvo un impedimento físico, sea este momentáneo o permanente, es absolutamente imposible que nos quedemos sin palabras ante cualquiera sea la situación. Podría ser que dadas ciertas circunstancias, no podamos expresar de buena manera los sentimientos pero siempre podremos decir algo.
Son miles de palabras las que conocemos repartidas entre nuestra lengua materna, algunos modismos típicos del lugar donde nos toca vivir, palabras de los pueblos originarios que de tanto decirlas las creemos expresiones de diccionario, tips en lenguas extranjeras como la misma palabra tip y una que otra expresión quizás inventada por nosotros mismos, que la probabilidad de quedarnos sin palabras es nula.
Lo que nos sucede es que los mismos sentimientos que queremos expresar, suelen inhibir nuestra capacidad de expresarlos. Por un lado no somos capaces de desahogar nuestras penas por lo que gradualmente vamos acumulando una carga de negatividad y por otro, tampoco somos capaces de expresar nuestras alegrías para compartirlas y potenciarlas.
Así como alguna vez en nuestra infancia aprendimos a hablar y con el tiempo hemos ido acumulando nuestro arsenal de palabras, de igual manera debemos aprender a expresarnos. Expresarse es mucho más que hilar palabras de manera coherente, es ser capaces de transparentar sin aspavientos nuestros sentires.
¿Cuantas veces no hemos escuchado a un magistral orador de retórica sobresaliente que nos ha maravillado hasta el éxtasis con sus malabarismos verbales pero una vez terminada su intervención nos quedamos con el vacío al darnos cuenta que ningún argumento de peso sustentó su puesta en escena?
Como muchas cosas en la vida, la expresión es un hacer que se debe entrenar, primero leyendo mucho y escuchando aún más, para luego ser nosotros mismos quienes utilicemos las herramientas de la comunicación para no solo transmitir un mensaje, sino que para transferir sentimientos.
Primero aprender después poner en práctica e idealmente enseñar.
Sin duda la mejor manera de aprender es presenciar expresiones en vivo pues la misma frase con exactamente las mismas palabras, si leída puede cautivarnos, escuchada lo hará aún más y si además de todas las características típicas de la oralidad como son el ritmo, la cadencia, las pausas, el volumen e incluso el silencio, el parlamento es acompañado por una gestualidad acorde a lo expresado que enfatice el mensaje, la experiencia será total y trascendente.
De ahí la importancia de los espectáculos en vivo tan desplazados por la masividad de lo envasado y sobre todo de lo pirateado.
Las redes sociales están masificándolo todo, desde la mala información al comercio, pasando por el arte.
Películas, música, literatura, todo se puede encontrar en la red.
Puede ser que como primer paso para acercar el arte a la gente sea hasta necesario, pero un espectáculo en vivo será por siempre infinitamente superior a la repetición exacta de una expresión artística.
La relación tu a tu entre seres humanos y el contacto visual como la manera de llegar a lo más profundo de nosotros mismos, nunca será desplazado por la técnica aunque se logren desarrollar experiencias 5D.
Hoy la música ecualizada y modificada por equipos de audio sofisticados, es de tal pureza que parecería aplastar a los sonidos en vivo pero son esas pequeñas imperfecciones las que transforman en una experiencia humana y no de máquinas cualquier iniciativa comunicacional.
Las imágenes en un televisor de alta definición llegan a ser superiores a la realidad por lo que dejan de ser reales. La verdadera comunicación humana es esa que por su profundo contenido de emotividad pura, puede llegar a dejarnos sin palabras.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.