Absolutamente relativo

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

"Estoy absolutamente de acuerdo contigo pero..." ¿Puede existir una frase más políticamente correcta que esta, aunque en esencia planteé una contradicción absoluta? El solo hecho de incluir la palabra pero, permite presagiar que la argumentación siguiente será completamente opuesta al encabezado.

Como una serpiente encantando a su presa, quien esgrima una frase de este tipo lo hace porque su entrenamiento en las artes de la persuasión lo faculta para usar tan poderosa herramienta que de seguro le permitirá empatizar con su interlocutor para luego convencerlo por la vía de la argumentación asertiva, de que sus aseveraciones que dieron origen a la controversia, permiten constatar que está completamente errado en su juicio.

Así como dos siameses monocigotos que han compartido un mismo óvulo fecundado por dos espermios, son iguales pero no absolutamente idénticos, el acuerdo total es imposible ya que siempre existirán al menos diferencias de opinión que aunque leves, pueden ser el inicio de una enriquecedora discusión. El absoluto es un imposible que se usa como referencia al igual que los añorados ideales. Un faro guía siempre presente para señalarnos el camino ideal. Son la meta a la cual quisiéramos llegar, estando conscientes de que jamás lo lograremos. El camino a recorrer es la aventura propuesta por la vida, no la meta.

Así como !la frase "nunca digas nunca" parece ser que lo único absoluto es la relatividad tanto de los juicios como de los argumentos.

Por lo demás, nada es en sí mismo si no se lo contextualiza o compara con un equivalente.

¿Quién podría asegurar que alguien es alto o bajo, obeso o delgado, inteligente o tonto, si no lo compara con otro?

Además, cualquier juicio, por asertivo que sea, siempre será intrínsecamente relativo por cuanto en su elaboración acudirá toda la experiencia de vida de quien lo formule y por lo tanto es personal e irrepetible, así como la vida de cada uno de nosotros.

Todo juicio tajante, incluso este, a priori es falso pues es imposible que considere todas las variables implicadas, así como toda opinión, por muy equivocada que esté, es valedera y respetable aunque no se comparta.

Es en esta diferencia de apreciación desde donde puede nacer un sano debate de ideas. No una pelea impositiva en que cada una de las partes intente destruir los argumentos del otro sino una discusión argumentada en que ambas opiniones se verán gradualmente modificadas hasta llegar a una tercera posibilidad consensuada que con el tiempo puede variar por los efectos de una siguiente discusión y otra y otra y otra más.

El pensar y su producto, las ideas, es un proceso dinámico que alimentado por la constante confrontación de opiniones diferentes va cobrando fuerza para materializarse en avances para el ser humano.

Quizás sea más negativo el estar completamente de acuerdo con una postura que el estar completamente en desacuerdo con la misma, ya que la disidencia lleva al dinamismo capaz de reformular o afirmar determinada posición ante un hecho.

Por último, el estar o no en acuerdo con lo que he dicho es una posición personal aunque en realidad preferiría que estuviesen en desacuerdo conmigo.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.