Estoy embarazado

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Aunque fisiológicamente sea imposible que un hombre se embarace en el sentido fisiológico de la palabra, puedo decir honestamente que estoy embarazado.

Obviamente no seré yo quien tenga que someterse al trabajo de parto y sus dolores pero sin duda alguna estaré ahí.

Desde la época de nuestros abuelos cuando era la mujer quien se llevaba literalmente todo el peso del embarazo a nuestros días en que el hombre participa cada vez más del proceso, muchas cosas han cambiado. De manera peculiar y hasta bizarra para mi forma de ver, incluso han inventado dispositivos para que el hombre pueda amamantar al bebé.

Sin irse a tales extremos de peculiar inventiva humana, el hombre también se embaraza; comparte el estado de ansiedad cuando ella sale del baño con el test de embarazo, asiste junto a su pareja al ginecólogo, disfruta tanto como la mujer del nerviosismo gratificante que conlleva una ecografía, sin duda la dieta cambie así como los hábitos de sueño, a medida que se acerca el día del parto aumentan los pajaritos en la boca del estómago, el estado de animo de la mujer cambia debido a su cambio hormonal y esto repercute innegablemente en el estado de ánimo del hombre.

De los antojos, la híper sensibilidad tanto física como emocional, de los dolores varios y todo tipo de situaciones asociadas al embarazo, conozco parejas en que ella va mostrando gradualmente su cambio físico por el aumento de peso pero es el quien debe ir al dentista, soportar los vómitos a primera hora de la mañana y de vez en cuando cumplir a como dé lugar con su antojo de un sándwich de camarón a las 4 de la mañana.

Nunca, nunca, el hombre podrá sentir lo que una mujer siente en su proceso de embarazo pero la mujer tampoco podrá sentir lo que el hombre.

Hemos sido, somos y seguiremos siendo diferentes.

¡Viva la diferencia!

Es a partir de estas diferencias que debemos reconocer mutuamente nuestras debilidades y fortalezas para llegar a complementarnos en una relación colaborativa en que la suma de uno más uno pueda a ser dos, tres, cuatro,..., infinito.

Fue gracias a esa colaboración, por lo demás muy agradable colaboración, que hoy estoy embarazado.

Ya he vivido el proceso algunas veces por lo que no deberían haber grandes sorpresas para mí.

¡Falso!

Como todo lo nuevo, será un fenómeno real donde confluirán expectativas, posibilidades, deseos, realidades, esperanzas en un maravilloso coctel que sin duda nos embriagará.

La creación, en cualquiera de sus modalidades es un fenómeno similar; puede o no existir la voluntad decidida de embarazarnos porque las musas no saben de esas cosas y pueden inseminarnos creatividad hasta en el momento menos esperado, eso si hemos cuidado nuestra fertilidad artística manteniendo los sentidos alerta. Luego vendrá todo el periodo del embarazo en que la obra irá tomando forma gradualmente hasta convertirse en obra, la que sin duda alguna se parecerá a su creador. Y luego vendrá el crecimiento fuera del útero ya que toda creación después de abandonar a su creador, adquiere vida propia.

Este es un llamado urgente a no controlar la natalidad creativa y embarazarnos de creación, creación y creación hasta poblar la tierra de la belleza que todos nos merecemos.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.