Fe

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Fe en síntesis es creer sin cuestionar. Es saber sin tener pruebas tangibles.
Sin referirse a la fe necesaria para profesar ciertas religiones capaces de potenciar el quehacer humano tanto de manera positiva para llevarlo a crear las más bellas obras de arte, como de manera negativa llevándolo a inmolarse por su dios o lo que es peor aún, a matar a otros por no comulgar en la creencia de su dios, la más poderosa fe de todas es aquella que todo individuo debería tener en sí mismo.
La fe mueve montañas pero no es necesario llegar al extremo de modificar la geografía como para movilizarnos en pos de un objetivo.
Hagamos que Mahoma vaya a la montaña.
Quien dice no puedo, ha partido derrotado destinado al fracaso sin remedio. En cambio, por ambiciosa que sea la empresa, si se tiene la suficiente fe en si mismo y sus capacidades, nada es completamente imposible. Improbable quizás, nunca imposible. La historia de la humanidad está llena de imposibles superados gracias a la fe.
No me refiero a egos desmedidos capaces de denostar o descalificar a otros si no están de acuerdo con sus ideas sino al profundo sentimiento de creer que se puede.
La gran pregunta sería entonces ¿Hacer qué?
El deber irrenunciable de todo ser humano debería ser el de buscar la felicidad. La propia primero y poder transmitirla así a otros para que estos también la logren.
Al perder la presión la cabina de un avión, caen las mascarillas de oxígeno y todos deberíamos saber que para ayudar al vecino de asiento, incluso a nuestros hijos, primero deberíamos ponernos la mascarilla nosotros para estar en buenas condiciones y poder ayudar así a los demás.
En cuanto a la felicidad debería ser lo mismo, si yo estoy lo suficientemente feliz con mi vida, seré capaz de ayudar a otros para encontrar sus propios caminos hacia la felicidad.
Son pocos los genios auto suficientes capaces de encontrar la solución a un problema centrados solo en ellos mismos, la mayoría lo logra teniendo como base las experiencias anteriores que han forjado el conocimiento que se tomará como punto de partida para seguir avanzando.
Es imposible que un cavernícola, al día siguiente de haber obtenido el conocimiento para manejar el fuego sea capaz de llegar a la luna sobre todo porque ni siquiera lo podría imaginar.
Con la búsqueda de la felicidad el fenómeno es el mismo. Aunque siempre se podrán encontrar nuevos caminos, al menos conozcamos los que ya han existido, conozcamos y de vivamos a través del arte capaz de transmitir sentimientos, experiencias pasadas de quienes han podido salir airosos del periplo vital hasta llegar a su felicidad y por consiguiente, hacer felices primero a su círculo más cercano para ir agrandando poco a poco el radio de este círculo en función de su propia felicidad.
Fe y felicidad parecen estar ligados indisolublemente. Quien pierda la fe en sus capacidades difícilmente podrá llegar a un nivel emocional de felicidad y menos de tranquilidad. En cambio quien tenga fe en sí mismo, aunque fracase en algunos intentos, al final del camino solo podrá encontrar felicidad.
Con fe creemos nuestra propia felicidad.
Creemos.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.