Péndulo

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

El hombre no es más que la materialización de su propio péndulo existencial. A veces busca de manera desesperada confundirse con la masa impersonal para desligarse de toda responsabilidad individual y decidir que otros decidan por el sin las consecuencias que esto podría acarrearle, mientras otras, quiere ser individuo único para ser reconocido por sus logros personales.
Eternamente nos estamos moviendo entre extremos de una misma realidad que aunque en apariencia sean contradictorias, no son más que complementos para formar lo que hemos sido, somos y seremos como humanidad; una verdad indivisible.
En nuestro corto paso por la existencia material que conocemos, más de una vez hemos ido de una posición a la otra y si no lo hemos hecho aún, ya lo haremos.
Con la masificación de la tecnología digital, los teléfonos inteligentes se apropiaron despiadadamente de la conciencia humana al punto que pareciera que nadie quiere estar desconectado del ciber espacio porque su presencia en él, es fundamental para que este siga existiendo. El individuo por el solo hecho de estar conectado se siente vivo sin realmente estarlo. Se ha transformado en un paciente en estado vegetal que sigue vivo solo gracias a las maquinas que le brindan el sustento vital.
Por todos los rincones de mi ciudad veo gente pendiente de la pantalla acunada en su mano como si fuese lo más imprescindible para su existencia. Los sagrados mandamientos de su fe brillan desde el pequeño rectángulo sin dejarlo ver más allá. Incluso se despreocupan de sí mismos por el hipnotismo de la tecnología. ¿Cuántas veces no hemos visto a alguien caminando de manera descuidada por estar chateando o quizás jugando con el teclado touch?
Sin embargo una minoría usa el teléfono inteligente colgado de internet para leer. Aunque minoría, gracias a ellos el extraño fenómeno de la lectura no ha muerto.
Y aquí es donde se evidencia el péndulo. Todos quisieron pertenecer a este mundo cibernético para transformarse en masa digital homogénea sin diferencias entre sus miembros salvo el costo del teléfono. Sin embargo la búsqueda de la individualidad está resurgiendo como siempre lo ha hecho. Ya es posible ver a extraños personajes leyendo un libro de papel en los apretados intersticios del metro. Cada vez más las páginas que por siempre han contenido esa magia que cumple el rol de ser inductoras de la imaginación individual se están haciendo ver.
La tecnología nos entrega todo y nos priva de la posibilidad de imaginar mientras la literatura tradicional escrita sobre una simple hoja de papel, nos abre las puertas de nuestra propia imaginación.
¿Podrá algún día la tinta electrónica reemplazar a un simple libro tradicional?
Los dispositivos de tinta electrónica son tan poderosos que nos tientan con la posibilidad de explorar otras teclas desviándonos irremediablemente del relato original sin llegar al final de la historia.
Aunque a un aburrido libro de papel se le puedan arrancar las hojas y hacer avioncitos con ellas, nuestra imaginación volará con las palabras aunque el relato sea aburrido.
La tecnología llegó para quedarse y ojala convivir con el simple acto de imaginar, no dejemos que nos esclavice encerrándolos en su cárcel digital.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.