El prejuicio no es cuento

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Es increíble la capacidad del ser humano para inventar, para crear y para moldear el mundo que le rodea. Casi ilimitada.
Más increíble, aún, resulta como creamos y asumimos datos, conocimientos e ideas para hacernos más simple el vivir. Cosa a veces muy útil, pero otras no tanto.
Haga un ejercicio mental y cuente, en un día cotidiano, el número de veces en que otra persona le argumenta basado en historias supersticiosas o en hechos cercanos a lo mítico. Cosa que sucede mayormente en el contacto de los adultos con los niños: “Si te tragas las pepas de la sandía, te brotará un árbol en el estómago”, “cómete las verduras para que se te pongan los ojos azules”, “ a los niños que se portan mal se los lleva el viejo del saco”, solo a modo de ejemplo. Indague en el terreno de las fantasías mal elaboradas y ostensiblemente tristes que generan culpa, miedo y pena.
Estamos bastante acostumbrados a decirle ese tipo de cosas a los infantes, ¿Podría decir Ud. que nunca ha hecho tal cosa?
De manera inocente y por su bien la mayor parte de las veces. Pero llega una edad en que el contenido de las invenciones que hacemos o que escuchamos comienza a ser más agresivo, más irracional y carente de evidencia. Usualmente dirigidas a extranjeros o gente distinta a nosotros y, como resultado, el desconocimiento mal llevado genera temor. Si un niño se habitúa a oír frases de esa calaña, cuidado, no sería raro que de adulto fuera una prejuicioso, un racista y un practicante de la discriminación.
Fui afortunado, debo reconocerlo. Fue algo que nunca llegó al grado de hacerme sufrir o causarme dolor, muchas veces con solo conversarlo con mi interlocutor el asunto se resolvía. Quizá de ahí nació mi interés por contar, del tener que resumir quien era yo cada vez que pasaba algo así.
Recuerdo el nombre de un compañero de curso, cuando recién ingresé al sistema educacional. Francisco se llamaba, quien se me aproximó muy preocupado al escuchar mi apellido, que tiene un distintivo e inconfundible sonido mapuche: Huentemil. Me dijo: “No eres sucio, ni flojo. Mi tío dice que todos los mapuche son así, pero parece que se equivocó”.
También a la profesora de primero básico, un poco complicada en sus deberes pues pensaba que a los mapuche les costaba aprender a leer y escribir y me vio como un obstáculo a una buena evaluación de desempeño a fin de año. Casi se fue de espaldas cuando me entregó un libro al azar y comprobó que no le mentía, aprendí a leer con cuatro años recién cumplidos. Cuando ella entró a mi vida yo ya tenía dos años de lector practicante y empeñoso.
Y así, hasta cosas más actuales en que parientes de alumnos me han dicho que los mapuche son una raza de gente anti-social y que no aporta al país (tratando de rectificar sus dichos de mil maneras una vez que se enteran de mi apellido) y más de algún cercano me ha dicho que habría que matarlos a todos, que habría que sacarlos del país o bien se han ofrecido ametrallar a cuanto mapuche se cruce en su camino con sus propias manos. A la final la conclusión es siempre la misma: No te ves mapuche y no te comportas como yo pensaba que se comportan los mapuche.
Gradualmente me he empezado a acostumbrar a ese tipo de comentarios, a saber como lidiar con ellos y hasta a reírme un poco de quienes los emiten y de mí mismo.
Mi historia de vida es mía. Nadie, por mucho que crea conocerme, sabe de donde vengo ni por donde he pasado. Los prejuicios ajenos no son algo que me quepa satisfacer.
Aprendamos a escuchar la historia de cada quien, aprendamos a ver como es hoy y como se ha ido construyendo desde el pasado. Este cuento que es la vida, debe ser leído con cautela.
Ante todo, no contaminemos a nuestros niños con ideas poco fructíferas y carentes de sentido, también nosotros volvamos a ser niños y a guiarnos por lo que vemos más que por lo que queremos ver.
Vivamos sin miedo, ni creemos más miedo.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.