Cenit y Nadir

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Cenit y Nadir, son por definición las dos posiciones extremas del recorrido solar desde el punto de vista del hombre, porque el hombre en su homocentrismo aún define el movimiento del sol aunque sea la tierra quien se mueve en torno a él. El cenit es la posición más alta sobre nuestras cabezas y el nadir la más baja estando incluso por debajo de nuestros pies del otro lado del planeta, son las antípodas de una misma realidad que nos ofrece puntos de vista diametralmente opuestos para comprender a cabalidad cualquier situación posible.
Desde las alturas del cenit tendremos un punto de vista superior con una gran perspectiva, lo suficientemente distante como para entender esa realidad producto de su entorno tanto inmediato como mediato. Desde abajo en cambio, desde el nadir, solo podremos mirar hacia arriba ese objetivo que podría parecernos inalcanzable, como si desde un hoyo mirásemos el cielo.
Desde cualquiera de las dos posiciones sólo podemos ser observadores no comprometidos con la acción ya que el mirar desde arriba es muy parecido a una posición futura en que la acción ya pasó y no podemos hacer nada por cambiarla. Sólo podremos ver sus efectos y quizás modificar o al menos tratar de modificar futuras acciones similares para mejorar sus resultados.
Mirar desde abajo pareciera ser algo así como mirar hacia el futuro. No se puede estar más abajo, no se puede retroceder más en el tiempo y nuestra visión nos muestra lo que podría llegar a ser, por supuesto si media el esfuerzo necesario.
El pasado ya fue y solo si tenemos la disposición suficiente, podemos aprender de el para no repetir los mismos errores, esos que no cabe la menor duda, volveremos a cometer una y otra vez en un rito circular de profecía auto cumplida.
El futuro en cambio es posibilidad, misterio, desafío, reto, incógnita, magia, aliciente. Es una posibilidad de cambio radical o permanencia.
Observar desde el nadir es el momento de inflexión donde debemos analizar el espectro de posibilidades que nos ofrece el futuro y no rechazar ninguna por descarada que esta sea sin sopesarla a conciencia.
Cenit y nadir desde una escala humana son puntos teóricos a los cuales jamás podremos acceder aunque siempre podremos acercarnos.
Podemos mirar al pasado con una visión de futuro, es decir, podemos aprender de la experiencia, tanto la propia como la ajena para, desde el presente tratar de que nuestras acciones se proyecten al futuro.
¿Vivimos en el pasado, el presente o el futuro?
Una pregunta demasiado compleja para contestarla en pocas líneas pero lo que sí sé a ciencia cierta, es que independientemente de cual sea nuestra posición relativa en el tiempo, este no es infinito y debemos vivirlo a plenitud antes de que haya pasado y sea demasiado tarde.
Si de algo nos podemos arrepentir, es de lo que no hemos hecho pero no de lo que hemos hecho.
De vez en cuando no es malo caernos en un hoyo existencial para ver la vida desde abajo porque desde esa posición sólo podemos subir aventurándonos hacia el futuro.

Recomiendo escuchar "Soy un pobre agujero" del cantautor argentino León Gieco.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.