A viva voz y con todo el cuerpo

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Leí una frase, solamente una frase, y he estado ocupado toda la semana en las múltiples interpretaciones que podría tener: “Hay que contar a viva voz y con todo el cuerpo”.
A simple vista parece una obviedad. ¿Habrá alguna actividad en la naturaleza humana que no use el cuerpo como interfaz para interactuar con el mundo?
No es solamente eso, hay algo más.
Contar es crear mundos, realidades e imágenes. Ante todo conseguir una atmósfera. Y esa atmósfera ve la luz desde el simplemente pararse en el escenario y tratar de ser uno con el público. Por fuerza hay un trabajo previo, que es manejar la actitud que se tiene al estar frente al oyente, que exige seriedad, respeto y preparación.
¿Nervios? Siempre los habrá y eso es lo bello del cuento en sí. Las condiciones en que el narrador se presenta son de sumo variables, lo mismo que las de la audiencia de turno. Por mucho ensayo y experiencia escénica que se tenga se presentarán detalles que están fuera de nuestro control. Mejor que condenarse por eso y luchar contra factores fuera del propio alcance, la opción es entregarlo todo.
No dejarse nada y que nada sobre.
Adquiere así el narrador su estilo, su personalidad y sello como contador. Que un cuenta cuentos elija ciertas historias y leyendas como repertorio no es trivial tampoco. Es hermoso ver sobre el escenario a un personaje empoderado de aquello que quiere relatar, existe allí una alquimia sublime y casi inexplicable.
Cosa muy relacionada con el contar a viva vos y con el cuerpo entero.
Cuando la historia se siente propia irradia una energía especial que no se puede esconder aunque alguien se lo proponga con todas sus fuerzas. Aún cuando el narrador no lo desee así, su cuerpo pasa a ser un instrumento que se alinea con el argumento y el contexto de eso que nos está transmitiendo desde lo verbal.
Todo es uno y el uno lo es todo, público y narrador establecen una complicidad que en muy pocas artes se está cercana de conseguir.
Creo que de eso nos alimentamos los narradores, de esa energía que brota de la conexión de todos los implicados. Contar es, sin duda, un acto mágico. Mucha teoría se ha hecho con respecto a ello; no obstante, como pasa con la mayor parte de las cosas que son suceden en la vida, la teoría se queda corta ante la experiencia. Contar con y para el público es uno de los fenómenos que más alegría me produce. Alegría presente en todo el proceso, en deliberar cual será el repertorio adecuado, en la preparación, en el ensayar, en la elección de la palabra adecuada, en subirse al escenario y en el contar mismo.
Con pasión, con entrega, con amor, a viva voz y con todo el cuerpo.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.