Cómo desvalorizar su trabajo y el de todos en un solo paso

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Me encanta imaginar mundo ideales. Es obvio que me guste fantasear, de otro modo no me dedicaría a los oficios a los que me dedico.
El ideal de mundo para un narrador oral sería aquél donde hubiera meritocracia, eso sería muy motivante, desafiante y alentador. Donde aquéllos que se entregan a completitud a su tarea tuvieran ciertos beneficios, más lugares donde presentarse, funciones con mayor frecuencia y el respeto carente de envidia de sus colegas. Eso como primer punto.
Segundo punto, que el arte del cuenta cuentos sea algo remunerado y se pudiera vivir de ello.
Si el primero es algo que parece inalcanzable como objetivo, el segundo parece un chiste de mal gusto.
No es que no existan los recursos para costear holgadamente la actividad, Chile es un país excesivamente rico, pero donde la inversión está mal dirigida. ¿No me cree? Piense Ud., con todos los gobiernos incapaces que hemos tenido, a la fecha no se ha generado deuda externa y no hemos tenido grandes crisis económicas que lamentar. Aún con todos los robos y actos carentes de vergüenza que se perpetran día a día sigue siendo rentable para los capitalistas extranjeros, cosa de la que otras patrias no puede jactarse. Es posible seguir, pero no es muy constructivo para el espíritu.
Creo que podríamos generar organismos que favorezcan nuestro quehacer, que lo respeten, que lo valoren, que lo aprecien. Pero antes de dar cualquier paso tenemos que ponernos de acuerdo en una cosa: NO se puede actuar gratis.
¿Gratis para el público? Por supuesto, hay mucha gente que no puede darse el lujo de pagar una entrada considerando que salir de su casa implica un desembolso de dinero en viáticos, alimentación, suma y sigue cuando se trata de un núcleo familiar donde hay niños, principal público de nuestro honorable arte.
Idealmente municipalidades y otras instituciones debieran costear la cultura, idealmente…
No se trata de cobrarle al público o no, hay otro trasfondo.
Ahora, para que dichos organismos nos tomen en serio y, años después, piensen siquiera en meter la mano en su bolsillo, tenemos que dejar de actuar gratis.
Reiteradas ocasiones me han llamado de los más vario pintos lugares para pedirme una actuación. Lujo de detalles en cuanto al tiempo requerido, temáticas a abordar, lugar de la actuación, contexto, edad de los participantes y todo aquello en que uno debe informarse antes de una puesta en escena. Todo bien hasta que llegamos a un tópico sensible:
- Por una actuación así cobro $XX.XXX.-
- ¿Los cuenta cuentos cobran? –
Suelo tener poco dinero en la billetera y bastante hambre en el estómago, si que obviamente cobro. Cosa que no todos hacen, lamentablemente.
Mi precio lo decido yo y jamás será igual a CERO.
No siempre cobro en dinero y todo es conversable, pero no puedo tirar mi tiempo, mi preparación, mi estudio; al aire. Me han pagado con membresías en bibliotecas, con libros, con lápices, con discos, con diplomas, con cuerdas para mis instrumentos, con una rica comida, con algún galvano. Algo, cualquier cosa que me diga que quienes han requerido mi trabajo, lo valoran.
Mi fanático número uno soy yo, tengo que quererme, valorarme y respetarme.
Si no empezamos a valorar lo que hacemos, ¿Por qué debiera hacerlo el resto?
En algunos lugares incluso me han dicho con descaro: - Bueno, no importa. Llamaremos a alguien que venga gratis. Nunca falta.-
Es cierto, nunca falta y así nos boicoteamos. Tan poco es el sentido común y tanta la vanidad que hasta he sabido de cuenta cuentos que han pagado por usar escenarios donde el dueño del lugar cobrará entrada. Tiran su trabajo a la basura y le llenan el bolsillo a otro.
Con una sola piedra matan dos pájaros de un tiro y desvalorizan el trabajo de todos en un solo paso.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.