Creerse el cuento

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Creerse el cuento es la premisa necesaria desde la cual comenzar un relato para todo aquel interesado en cultivar la palabra como su medio de expresión artística con el cual exteriorizar de una u otra manera sus sentimientos más honestos, aquellos exentos de todo filtro social.
Si nosotros mismos no somos capaces de creernos el cuento, malamente podremos atraer a nuestros oyentes a la verdad relativa que sugiere cualquier relato porque la falsedad de lo expresado se hará tan evidente que creará un muro de rechazo entre la historia que se pretende transmitir y el receptor a quien se desee cautivar.
Nuestra razón intentará sabotear nuestra credulidad anteponiendo a la fantasía preguntas insidiosas de argumentos incuestionables avalados por verdades matemáticas irrefutables.
Ante la lógica solo la fantasía podrá entregarnos las armas necesarias para escapar de la realidad en la que vivimos a diario y poder internarnos así en esos mágicos reinos donde todo es posible.
¿Pero como contarle a un niño la historia del patito feo para darle seguridad en si mismo cuando hasta donde sabemos los patos no hablan y menos tienen sentimientos?
¿Es más importante entregarle a un niño valores de comportamiento o valores matemáticos?
¿El cuento del Principito de Saint Exupery es realmente para niños?
¿Entonces como cautivar a un interlocutor con aquello que sabemos no es cierto?
Es imposible vivir en un diminuto planeta sin recursos naturales capaces de sustentar la vida.
¿Domesticar será la mejor forma de relacionarse?
Por mucho detalle que incorporemos a un relato, siempre estaremos enfocados en aquello que nos interesa más, dejando de lado una infinita cantidad de variables que conforman la realidad en la que vivimos. Por lo mismo, esos pocos aspectos que abordaremos, los podemos manejar a nuestro antojo en función de potenciar nuestro relato.
La magia de la palabra nos puede transformar no sólo a nosotros sino a quien nos escuche y por ende la realidad en la que vivimos.
No se trata de ser convertidos en príncipes montados sobre caballos blancos dirigiéndonos al galope hacia ese castillo donde la malvada madrastra mantiene encerrada en una torre a la princesa virginal que caerá rendida a nuestros encantos al momento de liberarla pero todos tenemos esa causa por la cual luchar hasta lograr nuestro objetivo.
La valentía no es exclusiva de príncipes y el encanto no necesariamente está en una princesa cautiva.
Un buen cuenta cuentos es capaz no sólo de creer lo que cuenta sino de hacer creer a quien lo escuche que su palabra es reflejo de una verdad suprema por imposible que esta sea.
Para narrar una historia, ni siquiera se necesita que esta sea de una calidad suprema ya que en esta disciplina, tanto la forma como el fondo se transforman en una unidad indisoluble al servicio del relato.
Creerse el cuento es el primer paso obligatorio para que otros también lo crean.
Con la magia de la palabra los imposibles no existen y quien hace buen uso de ella se transforma en el alquimista capaz de transformar lo irreal en realidad.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.