Hormona o razón

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Todos y cada uno de nosotros somos una especial mezcla de inconciencia y pensamiento, de hormona y de razón. El razonamiento a veces incluso excesivo, es lo que nos diferencia radicalmente de nuestros parientes cercanos, los otros animales.
Mientras ellos actúan las más de las veces impulsados por el instinto, sobre todo de conservación de la especie, el ser humano puede incluso llegar a reprimir ese instinto y actuar no solo en contra de otros seres vivos sino en contra de sí mismo.
El razonamiento sin duda ha llevado a progresar a la raza humana en todos los aspectos duros de nuestra existencia teniendo como uno de los principales motores, la tecnología.
Para muchos de nosotros, sobre todo para quienes tienen la posibilidad de leer este artículo, vivir sin agua potable o electricidad es impensable e incluso, en países de mayor desarrollo, vivir sin internet para algunos es una alternativa kafkiana indeseable.
Pero es innegablemente también que aquello que sustenta nuestro espíritu y nos hace potenciar las relaciones humanas más allá de un beneficio material, es el estímulo de nuestros sentimientos y el actuar de vez en cuando de manera irracional.
Muchas especies animales al tener más crías de las que pueden ayudar a desarrollarse, simplemente abandonan o matan a los más débiles de la camada. El ser humano sería acusado de homicidio, juzgado y encarcelado por sus pares.
Entre paréntesis, la mejor manera de mantener al pueblo subyugado, es alentándolo a tener muchos hijos a los cuales le sea difícil alimentar y por los cuales tenga que trabajar hasta el agotamiento.
Volviendo de este desvarío, la casualidad, el capricho, la sinrazón, sin pasar por el estado de un racionamiento lógico, nos pueden llevar a encontrar nuevas respuestas a los problemas de siempre.
Personajes considerados hoy en día como visionarios, verdaderos iconos para el desarrollo de la humanidad, fueron acusados de locas por tener la valentía de plantear sus pensamientos sin el filtro del conocimiento existente hasta entonces.
No me refiero sólo a científicos de la talla de Galileo, Newton o Einstein. Julio Verne desde su tribuna de palabras, quizás no haya contribuido en el procedimiento para desarrollar submarinos o cohetes espaciales pero 1.000 leguas de viaje submarino o De la tierra a la luna, fueron periscopios, telescopios y hasta horóscopos para ver más allá de las capacidades físicas humanas de ese momento.
Debo aclarar en este punto que no creó en el horóscopo ni en ningún otro tipo de oráculo como un método certero de predicción del futuro humano pero si como una deliciosa forma de estimular la imaginación, algo así como las galletas chinas de la fortuna que ni siquiera fueron concebidas en china.
De vez en cuando no es malo dejar al raciocinio encerrado en casa y dejarse guiar por el azar.
Hago notar que destacó lo de "de vez en cuando" porque quien se comporte siempre de manera extraña para el sistema, puede ser considerado loco y aunque afortunadamente las ejecuciones públicas en las plazas ya no se practican en este lado del mundo, de seguro el "anormal" sería encerrado tras las rejas de la indiferencia.
Eso de "este lado del mundo" me da para otro escrito sobre el cual debo razonar un poco.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.