Porqué hago lo que hago

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Un milagro histórico: el imperio chino duró poco más de 5.000 años.
¿Existe otro conglomerado humano qué pueda contar tal historia? La verdad es que no, históricamente no hay evidencia que permita establecerlo.
¿Cómo lo lograron? Especulo que la fortaleza del pueblo chino radica en que su impulso estuvo más orientada hacia el interior que hacia el exterior. No fue para ellos solamente importante el mantener un ejército poderoso, bien entrenado y con criterio, sino más bien explorar en las profundidades del propio espíritu, de ese misterioso conjunto de rasgos y atributos al que hoy llamamos personalidad.
Muy decidor es que, por ejemplo, hayan edificado un muro de más de 20.000 kilómetros con el fin de no ser invadidos, físicamente primero, mentalmente después.
Y así el gran imperio asiático sobrevivió, alimentado a nivel espiritual por dos fuentes principales: Confucio y Lao Tsé.
Del mundo oriental proviene un gran cúmulo de conocimientos dirigidos al auto-conocimiento y a la práctica del auto-control, lo que se destaca en ellos es que buscan una aplicación concreta en el mundo que nos rodea; distinguiéndose de las metodologías que sus contemporáneos griegos inventaran, con énfasis en el pensamiento abstracto.
Es así que los chinos contaban con una gran ventaja a la hora de conectarse con su espíritu, alma, motivaciones, emociones y sentimientos. Eran receptivos a los ritmos naturales del todo circundante, y por tanto, aptos para captar la vida a su alrededor.
Si uno aborda la obra de Lao Tsé, o mejor dicho, la recopilación que hizo de diversas fuentes a las que tuvo acceso como bibliotecario privilegiado, se encuentra uno con una idea que es difícil de entender: el No-obrar. No se refiere a la carencia de actividad, a la modorra, a la vagancia o la falta de motivación. El No-obrar es permitir el curso natural de las cosas, esperar el momento adecuado para que las cosas sucedan sin interferir como sujeto.
La naturaleza tiene un proceso propio que hay que comprender, y al que se accede al entenderse también como parte del continuo que se és como parte de un ecosistema mayor e infinito.
Nosotros, en cambio, estamos sometidos a un constante responder a plazos para los que ya estamos atrasados. No hay tiempo que “perder”, el jefe quiere todo para ayer.
Con esa constante que es la distracción externa, la búsqueda de sentido interna queda en segundo plano.
Si Ud. busca el sentido de su vida, no podrá encontrarlo sin hacer alguna pausa para ordenar las ideas. ¿Se ha hecho preguntas últimamente?
Por ejemplo, ¿Se ha Ud. preguntado en la mañana por qué se levanta?, ¿Por qué ocupa Ud. cierto nicho laboral y no otro para devengar?, ¿Por qué es Ud. cómo es?, ¿Sabe como reaccionaría ante una situación X?, ¿Por qué hace lo que hace?, ¿Por qué piensa lo que piensa?
Son preguntas difíciles a las que le pido se tome un tiempo considerable en responder. No festine, no bromee, pueden pasar días o semanas antes de que quede contento con los hallazgos a los que se enfrente.
Una vez que indague de verdad y que venza las trampas del ego (muy astuto y avezado mentiroso) estará en camino a encontrar el sentido de su vida.
Parcela que queda fuera de los límites de la epistemología moderna, vertida hacia una verdad objetiva externa al sujeto y cuyo fin es el generar recursos económicos.
Nosotros, moldeados para competir y para ser “entes útiles” (así lo dice nuestra Reforma Educacional, en aplicación hace casi veinte años), no estamos acostumbrados para sacar afuera lo interno. De hecho, el imperio chino se vino abajo y todo este acervo de sabiduría ancestral se desplomó en cuanto los contaminamos con todo lo malo que el hombre occidental puede aportar.
Al lugar al que llegue luego de este ejercicio no lo sé yo, no lo sabe Ud. ni nadie. Pero es seguro que no será vano y le pondrá en camino hacia un espíritu más evolucionado y a un conocimiento de sí mismo más cabal.
Ser humano, verdaderamente humano, es un privilegio que conlleva grandes deberes y responsabilidades.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.