Rescate

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Durante todos los Jueves del mes de Mayo Montecarmelo Casa de la Ciudadanía está desarrollando un ciclo llamado Cantores y Puetas. En el se dan cita importantes exponentes de la poesía popular, la paya y el guitarrón chileno. Ha gozado de amplia difusión en los medios y llenado sala en las dos sesiones que ya han tenido lugar. La jornada inaugural estuvo a cargo de el maestro guitarronero Alfonso Rubio, de la localidad de Pirque y de su servidor, el Puentealtino Gabriel Huentemil.
En lo personal quedé muy contexto con la pequeña muestra que llevamos a cabo, pero más me llenó el corazón la posibilidad de dialogar con el público presente y resolver sus dudas, recibir sus comentarios, cariño y amistad.
Se entabló una bonita relación entre público y exponentes, mucha calidez e interés. Yo diría que se generó una conexión mágica entre todos los que estuvimos presentes en la Capilla del Montecarmelo.
Hubo un concepto que apareció varias veces en las conversaciones que tuve, me dejó pensando y se transformó en el motor de la columna que está frente a sus ojos en estos momentos: Rescate.
Con muy buena intención de parte de mis interlocutores recibí muchas felicitaciones por estar “rescatando” el canto a lo poeta y su tradición, aunque, sin saberlo, me ponían en la espalda una mochila pesada y de la que no puedo hacerme responsable.
Mucho se habla de un renacer del canto, de revivir antiguas costumbres, de retomar algo desdeñado por la Historia y que es casi una reliquia.
Discrepo con ello, con mucha valentía, con mucho valor reconozco que no estoy rescatando absolutamente nada.
¿Por qué? estarán pensando mis queridos lectores. La respuesta es simple, el canto a lo poeta no necesita ser rescatado, pues ha permanecido y seguirá siempre vivo, estado en el que se ha mantenido por ya varios siglos, muchos más de los que podríamos pensar.
Si bien estuvo en riesgo de extinción en ciertas épocas en que existía un número muy reducido de cultores, hoy tenemos una situación muy distinta. Centenares de guitarroneros, payadores, poetas populares y sabios campesinos se reparten por nuestra larga y angosta faja de tierra.
Nunca fue más cierto que hoy que Chile es tierra de poetas.
De todo grupo etáreo, género, estrato social, zona de origen y de múltiples escuelas. Una situación muy afortunada para nuestro patrimonio.
El día 03 de Mayo la paya chilena fue declarada patrimonio cultural del Mercosur gracias a la gestión de la Asociación Gremial Nacional de Trabajadores de la Poesía Popular, Poetas y Payadores de Chile (AGENPOCH) y la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (DIBAM), suceso histórico y que llena de orgullo y felicidad a todos los que compartimos este hermoso oficio.
¿Podemos hablar de un arte olvidado? Difícilmente. ¿Podemos hablar de un arte desconocido? Puede que sí.
Emulando las palabras de Jorge Céspedes Romero, presidente de AGENPOCH, la necesidad no es de ser “rescatados”, sino respetados, recordados, difundidos y reconocidos. Se necesita mayor colaboración con gestores culturales, centros artísticos, establecimientos educacionales y medios en general.
Y en ese sentido “Vamos por ancho camino”, existen instancias y espacios que lentamente se están abriendo para mostrar lo que sabemos hacer.
Merecido, cabe decirlo.
Ningún poeta popular está orientado al rescate, imposible rescatar algo que nunca ha estado muerto, estamos centrados en defender, amar, hacer florecer nuestra actividad. Con seriedad, con cariño, con profesionalismo, con una actitud constructiva, cuyo objetivo es que el patrimonio inmaterial chileno esté al alcance del ciudadano promedio.
Estamos comprometidos con la raíz, ya que solo sabiendo de donde venimos estaremos en condiciones de saber hacia donde dirigirnos y crecer.
No nos feliciten por rescatar, si nos ven algún día haciendo nuestro trabajo. Ayúdennos a llegar a aquellas personas que no tienen acceso a nuestra pasión, misión, a eso a lo que le decidimos dedicar la vida entera: el canto a lo poeta.
Como observación personal de cierre para esta columna, insisto, no estoy rescatando al canto.
El canto me abrió los ojos, el canto me conectó con mis ancestros, el canto me ha permitido llegar a conocer a seres humanos increíbles, el canto me ha dado muchas herramientas, el canto cambió mi vida.
No estoy haciendo rescate.
Sin lugar a dudas, el canto a lo poeta me rescató a mí. 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.