Lecciones vitales

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Primero debo aclarar que no soy un tipo que ande por la vida vestido con fibras naturales quemando incienso, repitiendo mantras místicos, entonando cantos de alabanza o abrazando árboles milenarios para conectarme con la energía de la tierra conocedora del todo, pero de nuevo echando mano a los sabios refranes dichos por mi abuela en el momento preciso, "Yo no creo en brujos pero de que los hay, los hay".
Sobre todo después de haber visitado la ciudad Incaica de Machu Pichu y haber sentido ese “algo” inexplicable al observar las ruinas de un esplendor pasado.
No puede ser que nuestra estadía en el mundo que conocemos se restrinja únicamente al hecho de ser entes productivos para el bien material de otros y nulo compromiso con nosotros mismos.
Somos más que solo respirar para seguir vivos, de vez en cuando también podemos suspirar ante la maravilla de solo existir.
Dios, la energía cósmica, el misterio eterno, el gran arquitecto del universo, el supremo creador, el big bang, la vida o como queramos llamar a la eterna pregunta ¿De dónde venimos? de tanto en tanto nos envía señales o herramientas para un mejor estar.
Todos hemos tenido sensaciones inquietantes de futuro sin razón aparente, inquietantes "deja vu" o sueños crípticos llenos de imágenes indescifrables.
¿Sensaciones inquietantes?
¿"Deja vu" como viajes en el tiempo?
¿Sueños, mensajes en clave de algo superior a nosotros mismos?
Si alguien tiene las respuestas, por favor que las difunda, sabiendo eso si del agotamiento producido por los plenipotenciarios Gurús levitando sobre la ingenuidad de muchos o falsos profetas aprovechándose de la angustia generalizada para vestirse con la simpleza del oro o guías espirituales guiando donaciones a sus cuentas bancarias personales.
Los mensajes están coexistiendo con los eternos charlatanes.
¿Cómo descifrarlos sin dejarse engañar?
Primero con la voluntad de hacerlo y después con mucho entrenamiento.
Entrenamiento en desarrollar la imaginación como para llegar a entender.
En toda manifestación artística siempre existirán al menos dos tipos de mensajes; el mensaje directo de lo que el autor quiso expresar y uno infinitamente más interesante que tiene que ver con la comunicación entre el inconsciente del autor como parte de un inconsciente colectivo y el receptor de la obra como integrante del mismo colectivo.
Es frecuente que frente a una misma obra de arte, dos personas diferentes reciben diferentes mensajes traducidos en sensaciones.
Mientras más arte vivamos, más fácil nos resultará descifrar esos mensajes y por tanto, más fácil nos será descifrar también los mensajes de la vida.
Aunque parezca contradictorio, dado que en muchos aspectos la vida es cíclica con fenómenos repetitivos, creo firmemente que así como existe una memoria sobre eventos producidos en el pasado, una memoria hacia el futuro de eventos que teóricamente aún no se han producido, también es posible.
Solo debemos aprender a descifrar los mensajes y el arte subjetivo a la vuelta de la esquina más que las ciencias duras al alcance de mentes privilegiadas, nos puede ayudar a desentrañar esos misterios.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.