Después de la guerra

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

“Después de la guerra todos son generales”.
¿Cuantas veces no nos hemos tenido que morder la lengua para no expresar con rabia la misma idea al aspirante a general, claro que usando palabras bastante más enardecidas e incluso desaforadas?
¿Dónde estuvieron los genios de ideas brillantes con estrategias infalibles capaces de transformar la más compleja de las situaciones en un miserable inconveniente sin importancia?
¿Dónde estuvieron los eternos ganadores de nada?
Obvio; bien escondidos para evitar mancharse su pulcro uniforme con la sucia realidad o perder sus jinetas virtuales con la derrota absoluta.
Como decía mi abuela, santa mujer, al menos en su vejez; "Otra cosa es con guitarra", refiriéndose a lo virtuosos que podemos ser al hablar de cómo tocamos un instrumento, eso, hasta que el instrumento llega a nuestras manos y debemos demostrarlo.
Después de ocurridos los hechos, es muy fácil analizar las variables que condujeron a tal o cual desenlace para sacar las obvias conclusiones que hubiesen llevado a un éxito seguro. De tener la capacidad de predecir, todos seriamos inmensamente millonarios por haber podido adelantarnos al comportamiento futuro por ejemplo, del mercado inmobiliario o conocer a priori el resultado de alguna carrera importante en el hipódromo.

-Ahhhh, si hubiese comprado ese terreno hace 25 años atrás, cuando no valía nada, ahora podría estar disfrutando de unas vacaciones perpetuas en el Caribe.

-¿Por qué no le habré apostado a ese caballo? Yo presentía que era el ganador.

No necesitamos generales de acción retardada pavoneándose con sus estrategias extemporáneas. Los que son indispensables son esos soldados que van al frente de batalla a luchar en el momento preciso. Ni antes, ni después sino cuando realmente se necesita.
Pero siendo menos belicista; no necesitamos directores de orquesta vestidos de frack incapaces de llevar el ritmo o tocar apenas un instrumento. Tampoco propietarios de empresas capaces de explotar a sus trabajadores y antes de declararse en quiebra y con eso, dejar a miles en la calle sin trabajo, eso sí que asegurando su futuro depositando sumas exorbitantes en paraísos fiscales exentos de impuestos.
Lo que necesitamos todos es gente de verdad y cercana capaz de enfrentarse a los desafíos y salir adelante. Quiero dejar en claro que los desafíos no son necesariamente problemas pero son potencialmente un dolor de cabeza si no se los aborda en el momento adecuado, no cuando la guerra ha terminado.
La mayor parte del tiempo nosotros somos soldados pero a veces también somos esos generales incapaces de pelear nuestras propias batallas esperando que alguien más lo haga por nosotros.
Ganar o perder es una decisión personal ya que aunque perdamos una o varias batallas, esas derrotas nos darán la experiencia necesaria para ganar la guerra futura.
Seamos generales antes de la guerra capaces de analizar variables y probabilidades para cambiarnos de uniforme cuando sea necesario y enviarnos como soldados que terminen izando la bandera de la victoria después de haber vencido nuestros desafíos.
Seamos generales y soldados tocando la guitarra para celebrar nuestras victorias.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.