El despertar de la narración oral

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

El Círculo de Narradores Orales de Chile (CINOCH) está dando pasos firmes.
Cosa que no es novedad, pues desde su formación y puesta en marcha en Febrero del 2015 que viene cumpliendo con su auto-propuesta misión: Ser la organización encargada de promover y difundir el arte de contar en Chile, que sea la entidad pionera en el desarrollo de la narración oral, su preservación, estudio e investigación como contribución al quehacer cultural de nuestro país.
Sin duda, el objetivo se ha cumplido a cabalidad y con extrema satisfacción. La directiva, encabezada por su Presidente César Muñoz, ha sabido enfrentar los desafíos propios de profesionalizar una actividad y oficio como es el de narrar.
Carolina Henríquez (secretaria) y Mónica Cañulef (tesorera) han sabido generar y proyectar confianza en los socios, que en cada reunión suman y siguen.
Se construye y se construye bien, se nota la dedicación y el esfuerzo. Se siente el compromiso de parte de un grupo cohesionado y con muchas ganas de emprender y aprender.
Debo confesar mi reticencia a asociarme en primera instancia, todo grupo humano numeroso me causa un poco de ansiedad social. Eso hasta el momento en que me di cuenta de que no había excusa para no aportar, aunque fuese con un granito de arena.
Poco a poco se han ido ganando espacios, en bibliotecas, establecimientos educacionales, centros culturales, museos y todo lugar que pueda ofrecerse como escenario.
Mucho se ha trabajado y con frutos, uno de ellos la adjudicación del proyecto el Despertar de la Narración Oral; consistente en un itinerancia por las distintas comunas de la Región del Maule y que tuvo lugar entre el 09 y 18 de Mayo, recorriendo diez comunas de la Séptima Región.
Siendo partícipe de ella, no puedo decir otra cosa más gracias.
Tuve la oportunidad de contar y cantar en lugares que me traen recuerdos de juventud mostrando mi repertorio y lo que mejor sé hacer: cuentos chilenos campesinos.
Fue una experiencia enriquecedora en todo el sentido de la palabra. Me alimenté de los maulinos y en cierto modo también entregué lo que a mi alcance estuvo.
Cuentos, leyendas, adivinanzas y anécdotas varias brotaron de los dispares públicos a los que nos presentamos, dejando en claro que la narración sigue vive en el terruño sureño. El cariño y la hospitalidad fueron condimento continuo en nuestro viaje.
Ello sumado a la belleza y pureza prístina de los paisajes hicieron que esta gira fuera una experiencia inolvidable.
Satisfacción personal añadida el haber escuchado cuentos tradicionales y que versaban sobre las distintas ciudades de las que provenía cada narrador.
El llevar por acompañante al guitarrón chileno y poder mostrarlo en sitios donde no es tan conocido se plasmó también como una alegría gigante.
Llegar a territorios donde el canto a lo poeta parecía dormido fue algo que llenó mi espíritu.
¿Qué quiero decir hoy en mi columna?, ¿Qué mensaje quiero entregar? Un mensaje simple: Hay que juntarse y hacer cosas. Porque el narrador oral no solo debe construir mundos de fantasía, sino a través de ellos llevar la felicidad a donde sea requerida sin dejarse nada para sí.
Sin querer ser ostentoso, sin pompa, con humildad se pueden generar bonitas instancias para compartir y crecer.
La Región del Maule es testigo. Los narradores participantes volvimos con una sensación de estar andando por un buen camino, de estar haciendo las cosas bien por y para nuestro país.
Casi exclusivamente con la palabra como herramienta sembramos alegría en lugares alejados del centralismo y de lo urbano. Niños, adultos, ancianos y familias completas disfrutaron de las historias y cuentos que les llevamos, patrimonio que a la larga es de todos.
No puedo describir la felicidad que se siente el recibir un aplauso de un espectador de pie, del ver a la audiencia reteniendo las lágrimas, del escuchar las risas infantiles, del ser felicitado por otros colegas del arte de la oralidad.
Mis parabienes y agradecimientos a CINOCH, me siento orgulloso de ser un socio activo y sumar en cada una de las oportunidades que me han y que, seguramente, me seguirán dando.
Amigo narrador, ¿Es Ud. socio de CINOCH?
Si su respuesta es negativa, haga algo al respecto.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.