Día del patrimonio

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

El pasado 29 de Mayo se celebró en Chile el Día del Patrimonio Cultural, por ello es que museos, monumentos nacionales, parques, casonas patronales y todo lo que huela a antigua arquitectura e Historia abre sus puertas al público con actividades de diversa índole.
Se trata de una jornada especial donde el ciudadano promedio tiene acceso casi ilimitado a disfrutar del teatro, la danza, el cine, la música, y todas las artes que se pueden imaginar, ya que toda muestra es gratuita y de alta convocatoria.
El último Domingo del mes de Mayo es cuando se celebra, y suelo recibir invitaciones para presentarme en distintos lugares y escenarios.
Es por ello que debo elegir en cuales estaré y cuales no.
No profundizaré en el método para llevar esta elección, pero si diré que durante los últimos cinco años no me he repetido ningún lugar y en todas mis actuaciones he conocido gente nueva con la que he podido conversar sobre como se ve desde fuera mi oficio, el ser narrador oral, canta-cuenta-autor y poeta popular. En resumen, cultor.
Si bien el diálogo está siempre presente, los matices son distintos y por eso es que destaco lo que sucedió este año, luego de concluir mi propuesta escénica en la Casona del Fundo la Católica de Pirque.
La actividad tuvo un carácter familiar, lo que se confirmó con una nutrida presencia infantil. Aunque tenía el repertorio bien elegido, debí hacer ciertas modificaciones en lo que me aprestaba a contar, pues era necesario hacer partícipes a grandes y chicos.
Quedé contento, los niños me dieron las gracias, pero más agradecidos estaban sus padres.
Luego de guardar mis cosas, comentar y compartir con la dueña de casa; la narradora pircana Loreto Russ Fuentes, deambulé por el lugar. Exploré, tomé algunas fotos, leí sobre la historia de la casona y finalmente me puse a conversar con amigos que estaban de visita en el lugar.
Con uno de ellos estaba el padre de un par de niños que momentos antes habían sido espectadores de las historias que llevé. Me felicitó y, con cierto aire de regaño, observó que mi quehacer merece mayor difusión, que debiera hacerse público y más accesible para el resto de la gente.
Me encantan los diálogos, me encanta la conversación y el conocerse, creo que es una de las motivaciones y satisfacciones que me brinda mi trabajo.
Largo y tendido estuvimos hablando y le encontré la razón en muchos puntos. El cantor, el poeta popular y el guitarronero necesitan y se han ganado cabida en los escenarios masivos.
El día de hoy podemos mostrar un arte cercano, interesante y que despierte la curiosidad del público nacional e internacional. Tenemos derecho a posicionarnos mejor y ser más cercanos con el pensamiento y acción de nuestro pueblo y su filosofía de vida, podemos colaborar a hacer más llevadera la vida de nuestra gente, de nuestros compatriotas.
Tenía razón en eso mi interlocutor, pero también yo la tenía en que no puede ser algo que se fuerce o suceda en un abrir y cerrar de ojos. Como todo proceso debe ser gradual, libre, progresivo y calmo; por ende, sin violencia.
No nos olvidemos de que el Día del Patrimonio, es relativamente nuevo. Se celebra apenas desde 1999, es decir, no hace más de veinte años de que existe libertad para acceder a todas esas maravillas otrora esquivas y desconocidas para casi todos los chilenos, salvo excepciones. Recordemos que desde hace aproximadamente quince años es que se puede ingresar sin ningún tipo de restricción al palacio de gobierno la Moneda.
No hay que apresurarse, hay que tomarse el tiempo necesario para hacerlo bien cualitativamente. Calidad sobre cantidad.
Como este muchacho me sugería, tendría que mostrarse en la televisión, debiera mostrarse en los colegios, se le podría enseñar el guitarrón chileno en clases de música a todos los niños de ciclo básico, se podría… Se podría…
Se podría, claro que sí. ¿Pero a qué costo?
Si quisiéramos llevar el guitarrón chileno, la poesía popular y la narración oral campesina a ambientes masivos sucedería lo que sucede con todo lo masivo: dejaría de tener valor y se transformaría en algo banal, pero pintoresco.
No se trata de que todo el mundo sea guitarronero, pues no todos tienen el don, no se trata de que existan hordas de payadores, que no todos tienen la gracia, no se trata de que todos quieran ser poetas, que no todos entienden la forma de expresión poética chilena.
Menos aún se trata de que toda persona sea patrimonio, que para eso hay que ser y sentirse chileno de modo honesto y consecuente.
Se trata de que la gente precisa conozca nuestro patrimonio inmaterial y los indicados y flechados por él sigan haciendo lo que se debe hacer para defenderlo y practicarlo con respeto.
El día que nos demos cuenta que somos chilenos todo el año, no solamente a fines de Mayo y en Fiestas Patrias y el día del Patrimonio Cultural no sea necesario por decreto ley, ese día estaremos avanzando.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.