Crear, re crear y recrear

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

De vez en cuando resulta bastante provechoso el recurrir a un diccionario del idioma que ilusamente creemos dominar, las definiciones pueden sacarnos de un error y darnos para reflexionar en cómo y para qué usamos el lenguaje.
Crear: Producir algo de la nada.
Si se es católico, por supuesto que Dios creó el mundo de la nada pero después de haberse despojándose de ese velo impuesto por la fe, creo que sería más acertado definir la palabra crear como el realizar algo partiendo de las propias capacidades innatas y con los diversos conocimientos, ambos adquiridos y potenciados con el tiempo, para asi idear y materializar lo nuevo.
Re crear: crear de nuevo. Sería algo así como imitar o reproducir un modelo pre existente.
Salvo algunos privilegiados del nivel Dios, lo que todos hacemos es re componer elementos e ideas pre existentes para llegar a un nuevo resultado nunca completamente nuevo. Más que novedades lo que se van generando son mutaciones.
En ese sentido, incluso el copiar estaría permitido, siempre y cuando se copie bien tratando de potenciar el modelo previo.
Nadie se conoce con exactitud el texto original del cuento Caperucita Roja escrito por Charles Perrault e incluido en un volumen de cuentos del año 1697, pero todos nosotros, con mayor o menor éxito podríamos re crear la historia. De igual manera yo he tenido que re crear este artículo que tenía perdido en los intersticios digitales de la web.
Al narrar una historia estamos cumpliendo con las 2 definiciones ya que a menos que poseamos una memoria fotográfica privilegio de muy pocos, lo que haremos será imitar y reproducir un modelo pre existente, claro que apropiándonos de el para añadirle de nuestra cosecha.
El mismo Perrault tomó una historia popular pre existente de la región del Loira, la mitad norte de los Alpes y el Tirol pero suprimió algunos detalles escabrosos no aptos como para un cuento infantil.
En la versión original el lobo trata de que la niña consuma carne y sangre de su abuela ya descuartizada por el animal. Tampoco escribe como ese símbolo narrativo del mal obliga a la niña a acostarse con él, desnuda tras haber quemado su ropa.
Sin embargo de su cosecha está el haber maquillado la historia para transformarla en una adecuada lección moral dirijida a los jóvenes que se relacionan con desconocidos a modo de moraleja explícita, inexistente en la historia original.
Recrear: divertir, entretener.
Jamás se debe olvidar esta definición mucho más lúdica, la de alegrar.
En lo personal me aburren esos teóricos del arte que elevan la narración a tal grado de insoportable teorización intelectualoide que no hacen más que alejarlo de la gente de a pie, de quienes también tienen derecho a recrearse y dejarse acariciar el alma con el placer estético no necesariamente fundamentado de la creatividad humana.
Crear, re crear y recrear deberían ser los 3 mandamientos fundamentales de todo narrador no solo para atraer al publico sino que para motivarse el mismo y mejorar cada dia en su oficio.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.