Página en blanco

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Mucho se ha escrito del temor a la página en blanco. El concepto del bloqueo de escritor (fenómeno muy relacionado) es parte de inconsciente colectivo.
Básicamente consiste en no saber por donde empezar una obra o por no lograr capitalizar la creación de contenidos nuevos por períodos indeterminados de tiempo, que en algunos casos documentados llegan a ser de varios años.
Como condición psicológica se esbozó teóricamente un primer escarceo de acercamiento por parte de Edmund Bergler, médico psiquiatra y psicoanalista que estudió con interés el tema, por allá en el año 1947.
De allí en adelante se ha usado incluso como tema para escribir, hacer series e incluso discos.
No hace mucho tiempo la serie Californication, cuyo guión se centraba en el desgaste en la inventiva del célebre escritor y anti-héroe Hank Moody (personificado por David Duchovny) tras el lanzamiento de su libro Dios nos odia a todos. Luego del rotundo éxito de su obra se esperaba con ansias una secuela del mismo linaje. Por dos temporadas el protagonista hacía lo imposible por lanzarse a escribir, sin frutos, distraído por las mujeres, el alcohol y las drogas.
Más atrás en la línea del tiempo, George Orwell escribió su novela Que no muera la Aspidistra, donde un ansioso Gordon Comstock en vano luchaba por dar cierre a un poema ambicioso en el cual describiría la experiencia de vivir un día en la vertiginosa Londres. Mermado en sus avances por su decisión de trabajar en una pequeña librería, en vez de aceptar un contrato en una connotada firma publicitaria, el sueño de Comstock de transformarse en poeta se aleja más y más a medida que dilapida los últimos recursos que tiene a la mano.
¿Qué hacer para salir de este dilema?
Se han establecido muchas causas potenciales para esta anomalía que afecta a los creadores sin existir hoy por hoy una forma clara y única de atacar el problema subyacente. Tanto alguna disfunción a nivel cerebro-cognitivo, un desplazamiento de la toma de decisiones de la corteza frontal al sistema límbico (más inestable-voluble, temperamental y de desarrollo previo a que fuéramos Homo Sapiens), traumas afectivos, un sin fin de causas.
Casi tantas como formas de crear existen…
Muchas estrategias se sugieren, lo bueno es que no vienen de cualquier lugar. Si incluso se sabe a ciencia cierta que un bastión de la literatura, como es F. Scott Fitzgerald, creyó ser presa de la fobia al trozo de papel inmaculado y de no dar el ancho para poder estar al nivel de sus anteriores hijos con portada dura y corazón bicolor.
Anotar todo lo que se venga a la mente, escribir los propios sueños, meditar, cambiar la música que uno escucha de forma drástica y pasando por todos lo estilos posibles, hacer ejercicios, el cálamo currente, escribir en público, la escritura libre, unir cosas no relacionadas, tal parece que todo sirve.
Es un temor subyacente para tod@s quienes creamos, especialmente a través de la palabra escrita.
Hago esta columna tocando madera, me siento y me paro de mi silla tres veces y lanzo sal por sobre mi hombro.
No he sufrido (o creo no haberlo hecho) de bloqueos creativos y, generalmente, cuando me acerco a una alba hoja de papel ya he pensado por algunos días acerca de lo que plasmaré sobre su pulcra superficie.
Tengo temor de la hoja en blanco, pero mayor es mi temor y repudio a la “Hoja gris”, de la que les contaré en una futura columna.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.