Zapping, Googlear, Twuittear

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

De tanto en tanto, el uso diario del lenguaje introduce nuevas palabras a la respetable Biblia de nuestro idioma cual es el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.
Dado el cada vez más acelerado ritmo de la vida que nos está tocando vivir, ya son muchas las palabras utilizadas de manera corriente que están golpeando desesperadamente las puertas del templo para ser aceptadas en el Olimpo del verbo pero deben esperar a que los sumos pontífices del lenguaje las canonicen para luego santificarlas.
Si alguna vez se dijo que los tiempos corrían, hoy vuelan a velocidades impresionantes y muchos usos y costumbres tienen dificultades para ser asimiladas por quienes lo han hecho como siempre porque así se debe hacer, porque esa es la forma adecuada.
Lo digital está reemplazando de manera vertiginosa antiguas formas de proceder y dado el exponencial avance tecnológico, aquello considerado como antiguo, perfectamente podría haber sido valido sólo ayer.
Por alguna razón a discutir largamente frente a una buena copa de vino tinto, a pesar de que son múltiples los países y por lo tanto sus lenguas, los que han contribuido a este avance, la tecnología de las comunicaciones está íntimamente ligada al inglés.
Y surgen vocablos de un inglés hispanizado hasta transformarse en nuevas palabras, nuevos verbos.
Zapping, Trendig Topic, Googlear, Twittear, son palabras y verbos comprendidos hasta por quien no sabe inglés, palabras y verbos que por lo demás, ni siquiera deben estar en algún diccionario de inglés.
¿Si ya las usamos de manera frecuente y no se encuentran en ningún diccionario, que podemos hacer entonces como para que sean oficialmente aceptadas?
Miento, sus definiciones ya están en Wikipedia la enciclopedia libre de internet nutrida de manera continua por sus propios usuarios.
Cualquiera sea el idioma, desde siempre se ha nutrido por sus usuarios con la enorme diferencia que antes tomaba más tiempo y hoy por hoy el mundo está en línea y por lo tanto la inmediatez incluso lingüística es innegable.
Es cierta la necesidad de la ortodoxia como un testimonio histórico porque la única manera de proyectarse hacia el futuro es pararse firmemente en un pasado conocido. En todo caso, hace tiempo que ya no hablamos en latín.
Las raíces deben cuidarse para que el árbol crezca y sus ramas se multipliquen pero no se debe perder de vista que lo más importante siempre será el mensaje como fruto de ese árbol.
La oralidad representa sólo una pequeña porción significante al momento de transmitir un mensaje. La postura, el gesto, el contacto visual, incluso agentes externos al emisor como podría ser la temperatura, pueden transformar el intento de comunicación en todo un éxito o en el más estrepitoso de los fracasos.
A todos nos ha tocado oír a un político hablando de manera erudita y haciendo arabescos lingüísticos con palabras complicadas pero al final de su intervención nos damos cuenta de que no hubo ningún mensaje, ninguna idea.
También nos ha tocado oir a narradores que con palabras simples e incluso sin utilizar más recursos que su voz, son capaces de transmitir mensajes potentes, difíciles de olvidar.
La correcta transmisión del mensaje debería ser el objetivo último.
O quizás sea mejor decir que la transmisión del mensaje debería ser el primer objetivo.
Decida usted y por favor twiteelo.
¿Ok?

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.