Escribe un hijo, planta un libro y ten un árbol

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Ok, de acuerdo, los conceptos pueden estar desordenados pero si de inmediato se dieron cuenta de tal desorden es porque en más de una ocasión han escuchado la misma frase, generalmente dicha por personas mayores con la sabiduría del tiempo vivido. El lenguaje es herencia.
¿Y cuantos de ustedes ya han hecho las tres cosas? ¿Cuantos han hecho dos? ¿Cuántos una? ¿Ninguna?
Cada uno sabe lo que hace con su vida y si verdaderamente es indispensable seguir estos consejos como para ser pleno.
La verdad sea dicha; pocos saben a ciencia cierta qué hacer con su vida o cómo hacerlo. De lo contrario psicólogos y psiquiatras no tendrían tanto trabajo como el que actualmente tienen. De hecho estoy en lista de espera para conversar con un sacerdote contemporáneo sin sotana y que además cobra por escuchar.
Escribe un libro, planta un árbol y ten un hijo, son los sabios consejos como para tener una buena vida y de cierta manera los tres son actos creativos productos del amor.
La escritura, obvio que es creación pues materializamos nuestras ideas en textos comprensibles por otros tratando de propiciar un acto comunicativo donde la propia conciencia comulgue con la de otros.
Plantar un árbol quizás no tenga mucho de creación pero al elegir la especie, el lugar donde plantarlo para después cuidarlo en su crecimiento, estaremos creando un buen lugar capaz de propiciar otras creaciones.
Y un hijo, nuestra forma de trascender. Igual que una creación artística, tendrá algo de de nosotros, idealmente mejorado por sus propias decisiones.
Como en todo acto creativo, durante el proceso de tenerlo con nosotros, cuando creamos que lo estamos formando, trataremos de entregarle lo mejor e incluso de manera egoísta nos sentiremos orgullosos de reconocer en el nuestras propias características.
La creación más allá de su calidad es la mejor forma de trascender y quizás, hasta donde está empíricamente probado, es la única forma conocida de trascender.
En un recuento rápido nos podremos dar cuenta de la gran cantidad de obras artísticas que conocemos meridianamente y a través de ellas conocemos ciertos aspectos de su creador.
La mayoría de las religiones en su afán de captar adeptos nos ofrecen una vida espiritual más allá de la vida material. Solo la fe ciega acepta el dogma de una divinidad incuestionable y un nivel superior de existencia en su compañía pero solo la trascendencia artística ha demostrado con creces su efectividad.
Entonces, ya que todos somos semi dioses con la capacidad de crear nuevas realidades, vamos todos a crear para trascender al menos en la memoria de los tiempos.
Plantemos un árbol o para estar contextualizados con los tiempos que corren, tengamos nuestro pequeño huerto aunque sea en el balcón de nuestro departamento porque el ver como la naturaleza se desarrolla frente nuestro gracias a los cuidados que le brindamos, de seguro nos inspirará.
No necesitamos escribir una novela de trascendencia mundial, basta con pasar nuestros sentimientos a una hoja de papel para que en el futuro quizás nuestros nietos lo encuentren, lo lean y sientan orgullo por quien fue su antepasado.
Y si los hijos no nos inspiran a crear es porque somos extraterrestres provenientes de una lejana galaxia donde los habitantes no son humanos.
A crear se ha dicho.
Vamos, todos podemos.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.