Para qué escribir

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Estoy absolutamente en blanco, sin ninguna idea que desarrollar para transformarla en un escrito meridianamente interesante o por lo menos cumplidor.
Hace mucho tiempo que deseché la idea de trabajar bajo presión, hago todo lo posible por hacer lo que debo hacer con bastante tiempo como para no verme enfrentado a esos apuros de última hora. Mis escritos los hago con suficiente anticipación como para no verme acorralado por el plazo perentorio de una entrega. A veces cuando ando "iluminado" las palabras parecen independientes de mi razón por cuanto salen sin previo aviso haciendo que mis dedos bailen sobre la pantalla táctil de mi tablet. La productividad es variable pero nunca desecho esbozos que anoto, sin necesidad de completarlos de inmediato pero con la posibilidad latente de ser retomados en algún momento de nulidad creativa como la de ahora.
Repasé algunos esbozos pasados pero ninguno me invitó a completarlo.
Cada uno con su método; algunos buscan inspiración realizando múltiples actividades que los estimulen, otros, en el polo opuesto, prefieren la tranquilidad de un espacio neutro para que sus ideas no sean espantadas por engañosas distracciones.
El hacer sin que medie un pago, es liberador porque no existe el intercambio muchas veces esclavizante de dinero por creatividad.
¿Entonces por qué escribo?
¿Por hobby?
¿Para llenar espacios vacíos?
En todo acto creativo capaz de materializar ideas en nuevas realidades, existen o deberían existir al menos 3 procesos fundamentales; introspección, meditación y realización.
Acompañados por supuesto de sentimientos, memoria, voluntad,...
Pintar, componer, esculpir, fotografiar, actuar, escribir, bailar,...
En toda creación se combina sentimiento e inteligencia para sacar adelante el proyecto.
Sin ser un teórico ni tener un soporte de acabados estudios sociológicos sobre el comportamiento humano, me atrevo a afirmar que sin estas tres etapas básicas la mesa de la creatividad estaría coja.
Por eso escribo, para meterme en mis sentimientos sin enjuiciarlos a priori.
Buenos, malos, felices, dolorosos, positivos, negativos,...
Puede que los quiera o no pero son míos y los he ido acumulando a lo largo de mi vida, algunos de manera voluntaria otros por imposición de las circunstancias.
No soy nada especial, ni mejor ni peor, soy igual a los miles de millones que poblamos esta tierra, todos con vidas diferentes y con mucho que aportar a la vivencia del otro.
Hasta el momento, la mayoría de las veces el sistema educativo solo ha sido capaz de comunicar conocimiento pero no necesariamente de hacer que el receptor aprenda sin necesariamente asimilar.
El arte, con su lenguaje mayoritariamente simbólico apelando a nuestros sentidos tiene la capacidad de enseñarnos a escribir a través del dibujo, a hablar a través del canto, a acariciar a través de la escultura, a maravillarnos ante nuestro entorno a través de sus múltiples manifestaciones.
Por eso escribo porque me gustaría educar y sobre todo educarme en referencia a la vida. Al reflexionar y plasmar ideas en palabras, creo que estoy comenzando a hacerlo.
Paciencia, nunca es tarde como para incursionar en otras manifestaciones artísticas y como creo conocer o al menos sospechar cuales son mis capacidades y limitaciones, no me busquen en la danza clásica porque no me van a encontrar.
A crear a crear, que el mundo se va a acabar.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.