Todos con amante

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Sin temor a la condena del sexo opuesto, porque de seguro, en esta sociedad machista donde aún vivimos muchos hombres me apoyarían, me atrevo a gritar a los 4 vientos:
“Todos deberíamos tener amante”.
Expresión entre sonrisitas cómplices que tenemos los hombres a pesar de que si no fuese por la mujer de alguien, difícilmente podríamos tener una amante, con el agravante de que por descuido, nuestra pareja podría tener su propio amante.
De seguro será considerada como una escandalosa afirmación por la mayoría de la sociedad, con una cierta dosis no menor de hipocresía.
Me ganaría la excomunión inmediata solicitada por los mojigatos acérrimos, que dicho sea de paso, son los que más amantes ocultas han tenido a lo largo de la historia.
No sé en qué momento, a pesar de tener la misma raíz, la palabra amante se disoció de la idea de amor, transformándose en algo casi negativo. Amante pasó a ser malo mientras que amor ha conservado su aura de positivismo. Además, está claro que al decir o pensar en una amante, inmediatamente se nos viene a la cabeza una pasión sexual desenfrenada en una relación prohibida y oculta.
¿Y si esa pasión no fuese necesariamente carnal como es habitual que pensemos?
¿Y si nos apasionáramos con una actividad diferente a lo que solemos asociar con amante?
¿Y si en vez de ocultar dicha relación, la compartiésemos con quien estuviese dispuesto a vivirla con nosotros?
No se trata de orgias romanas sino de pasión sincera por una actividad.
Esa amante capaz de transformarnos perfectamente puede ser un hobby, un deporte, una actividad de fin de semana, algo que llene nuestro espíritu y nos motive para seguir en una relación incomprensible para quienes no compartan esa pasión.
Quien más, quien menos, tiene claro que la pasión por una amante no conoce límites y llega a cambiar nuestro estado de ánimo por cuanto se produce incluso, un cambio químico en nuestro metabolismo. Esa pasión inexplicable que sentimos nos transforma en seres todo poderosos capaces de logros insospechados por la seguridad que sentimos en nosotros mismos.
Y si la amante nos corresponde con igual pasión de la que nosotros pretendemos entregarle, el círculo virtuoso está dado. Más entregamos, más recibimos y si más recibimos, más queremos entregar.
La ecuación es simple en extremo, muy fácil de comprender.
¿Entonces por qué no dejamos el control remoto de nuestras vidas olvidado en algún cajón y nos dedicamos a vivir la vida de cuerpo presente?
Debemos encontrar esa pasión capaz de llenar nuestro espíritu hasta transformarnos en lo que siempre hemos podido ser pero dormía en la abulia de una inercia supuestamente cómoda pero aplastante de nuestras capacidades.
Todos con amante es la consigna.
Se puede, solo es cuestión de voluntad.
Y si somos sorprendidos con nuestra amante, bien por eso porque estaremos orgullosos de poder dedicar parte de nuestras vidas a aquello que nos satisface, potencia y permite descubrirnos.
Y mejor aún si con nuestra actitud podemos contagiar a otros en la búsqueda de ellos mismos.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.