Destino

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Hemos escuchado y leído una y mil veces, hasta el cansancio, eso de que cada uno de nosotros es el responsable de su propio destino. Cada uno va construyendo su propia vida. Pero como la responsabilidad es enorme, los más religiosos prefieren entregarse a dios, los deterministas al destino ya definido y los facilistas no se toman siquiera el tiempo de reflexionar al respecto.
Para variar, en esto de lo que somos y podemos llegar a ser, sin duda debe haber un mix aleatorio de factores capaces de definir nuestras vidas.
Sobre algunos de ellos, si así nos lo planteamos, podemos actuar pero existe un porcentaje importante que es independiente de nuestra voluntad.
Para los creyentes dios existe pero igual debemos darle una mano para alivianarle el trabajo. Esto es estar atento, preparado y dispuesto ante las oportunidades que nos da la vida. Tanto las malas para sobrellevarlas con un mínimo de daño colateral, como las buenas para sacarles el máximo de provecho posible en función de nuestras capacidades individuales.
Pero sin duda lo más importante de todo es estar atento, con todos los sentidos alerta para huir a tiempo de la negatividad y por sobre todo, poder aprovechar las infinitas oportunidades que se nos irán presentando a lo largo de nuestras vidas.
Para eso, como en cualquier otra actividad que realicemos, debemos entrenarnos a conciencia para ser más efectivos, debemos aprender a sensibilizarnos ante los estímulos, esos que muchas veces, por sutiles, no somos capaces de percibirlos.
¿Y qué mejor que entrenarnos a través de las diferentes manifestaciones del arte?
Ya sea como autor ante el desafío de la creación o espectador frente a la obra consumada, en cualquiera de las posiciones que nos encontremos, el arte estimula todos los sentidos capaces de percibir, no solo los 5 sentidos clásicos como son la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído, sino que el sentimiento tantas veces relegado al olvido por el ritmo de la vida contemporánea, en el mejor de los casos a un segundo plano a pesar de ser el que engloba todos los demás.
Reírnos a destajo, llorar sin auto censura, relajarnos por un momento, incentivar nuestra curiosidad, postular complicadas teorías del leitmotiv de una obra o minimizar lo complejo, el arte nos permite liberarnos sin temer que justificarnos ante nada ni nadie como lo solemos hacer a diario.
El ineludible destino del ser humano es crear. Crear su propia vida y con ella, por contagio, contribuir a crear la vida de su entorno inmediato y mediato.
La creación pura surge de la expresión íntima del ser y es en ese campo donde los seres humanos reales llegan a establecer la más sincera de las comunicaciones.
No se trata de convencer a nadie de lo que somos ni menos obligar a otros de copiar muestro molde, simplemente de exhibirnos a través de nuestras creaciones como la pieza de arte que somos y como en toda exposición, estar dispuestos a recibir el alago con agrado y la crítica con tranquilidad.
Nuestro destino es crear, creemos nuestro destino.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.