Sociedad sociable?

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Diversas culturas y religiones asociadas, han pregonado desde siempre a los 4 vientos el hecho de conocer el gran secreto de la felicidad aquí en la tierra y por supuesto, la forma de trascender al estado material de forma física y pasar a un estado espiritual de común unión con la divinidad.
Algunos se atan a esa divinidad revelada para seguir a pie juntillas sus designios dogmáticos, por supuesto interpretados a conveniencia por la Curia administradora de la palabra sagrada.
Otros moldean sus vidas según una idea fuerza determinada:
"Dejad de buscar y encontraréis" perfecto, se imaginan a 1.500 millones de chinos buscando.
"Son las posesiones las que te atan". En lo personal me encanta tener al menos mi cama.
Otros menos creyentes optarán por una vida sana informándose de todo cuanto afecta a su cuerpo. Ejercicio, comida y meditación se transforman en las 3 patas de la mesa donde degustar la vida.
¿Pero cuantos de aquellos que se rigen por principios invariables logran llegar a la tan anhelada felicidad?
No soy quien para juzgar así como quiero que nadie me juzgue a mí pero la evidencia es irrefutable; estadísticamente hablando, en nuestros días la felicidad es un bien tan escaso como el tiempo para disfrutarla cuando logramos vivir esos paréntesis de felicidad en un todo más bien negativo.
¿Por qué?
¿Será que vivimos alienados por los estímulos del medio ambiente que nosotros mismos hemos contribuido a crear?
¿Qué duda cabe?
El idolatrado mercado contemporáneo y sus leyes archi estudiadas nos han hecho pasar de seres humanos a consumidores, con toda la carga negativa que eso conlleva.
Ya no importa quienes somos en realidad sino que aparentamos ser y como el mercado nos lo ha hecho saber, nos matamos trabajando para pagar esas macaras de quienes no somos.
Cada mañana nos vemos en el espejo del baño lo más rápido posible para no ver nuestro reflejo y no nos gusta estar en silencio porque en esa calma nos podríamos encontrar con nosotros mismos.
Nadie quiere ser quien en realidad es en función de sus limitaciones y capacidades porque las limitaciones se superan con el nuevo suplemento alimenticio XXX desarrollado por un famoso laboratorio internacional, a la venta en farmacias y las capacidades siempre podrán ser potenciadas con el curso en línea ofrecido por una prestigiosa cadena internacional de Universidades virtuales.
¿Y si no compro?
La sociedad te rechaza por usar zapatillas chinas, lentes comprados en la calle y no tomarte un café de un litro con poco café y mucha azúcar, claro que con una marca que avala su calidad indiscutible.
¿Y si me esfuerzo en ser yo mismo?
A nadie le interesa, no encajas en el molde concebido para ti y para tu poder adquisitivo siempre endeudado gracias al dinero plástico.
Consuma hoy y pague mañana, como si un mañana mejor basado en el consumo irresponsable pudiese existir.
Consumir no es malo. Todos debemos consumir para sobrevivir. Lo malo está cuando nuestras vidas son consumidas por el consumo.
¿Salida?
Siempre la hay pero debemos encontrar el silencio necesario para darnos un respiro y mirarnos a nosotros mismos más allá de esa careta que nos hemos ido fabricando a lo largo de los años.
No es fácil pero se puede.
A través del arte y sus diversas manifestaciones primero veremos otras realidades que pensaremos ajenas y poco a poco, nos iremos dando cuenta de que no somos nada de originales y la realidad que nos presenta el arte, es nuestra propia realidad.
Una vez aceptada esa verdad, podremos comenzar a re construir nuestros intereses vitales para encontrar la felicidad en esta sociedad no siempre sociable.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.