El despertar de la narración oral II

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

No es primera vez que hago esta aseveración: El Círculo de Narradores Orales de Chile está dando pasos firmes.
Cuando se trabaja en pos de la calidad y la profesionalización de un oficio hay que ser riguroso, respetuoso y honesto. Con alegría desbordante puedo decir que CINOCH ha hecho gala de estas virtudes, siempre enfocado en mejorar constantemente.
Es así que se ha convertido casi en costumbre, para los socios más activos, el ser invitados a funciones colectivas en el contexto de algún proyecto al que la organización ha postulado y, en vista de las aptitudes dispuestas, ha sido beneficiada.
Se me llena de orgullo el pecho cuando recibo la llamada telefónica o el correo electrónico invitándome a participar de tales eventos.
Uno (en realidad varios que constituyen un hito más grande) es El Despertar de la Narración Oral. Se trata de pasantías a disitintas regiones del país, donde narradores orales recorren todas las comunas que sea posible en un plazo cercano a una semana, montando funciones en los escenarios más diversos que se podrían imaginar. Bibliotecas, colegios, plazas, playas, restaurantes, estaciones de tren, ferias, buses, teatros, librerías, la calle misma (con intervenciones de diversa índole).
La última de sus versiones se dirigió a la Región de los Lagos, cuya capital es la hermosa ciudad de Puerto Montt, siendo el inicio de las funciones el 1º de Abril. No obstante, el trabajo comenzó mucho antes, postulando el proycto y, una vez adjudicado, haciendo difusión por toda la zona a cubrir con relatos.
Mi estadía comprendió desde la apertura de la gira hasta el cuarto día de la misma.
Siendo Osorno nuestro centro de operaciones nos encaminamos para ir a las costas de Maicolpue a contar en la playa. Aunque parecía en primera instancia un escenario poco convencional y con varios detalles que potencialmente serían problema (el ruido excesivo el mar, el sol, la escasez de público) logramos resolverlos todos con ahínco y creatividad. Fue una presentación brillante y un entrenamiento exigente. La gestora cultural Bárbara Delgado nos trató como reyes, acompañándonos incluso en el viaje de vuelta; el cual tuvo solo un bemol: perdimos unos alfajores que habíamos reservado para la hora de once.
El segundo día la función tuvo lugar en una librería donde los niños tienen un sitial especial, situada en Puerto Varas, Mac-Kay (te invita a leer, dice su logo, cosa bastante cierta) un lugar cálido, espacioso, hospitalario y donde los infantes pueden hojear y ojear los libros a su gusto y antojo. Tuvimos un público familiar muy participativo y agradecido.
Siguiendo en Puerto Varas el tercer día fue algo más movido, ya que fuimos entrevistados en radio Gratissima, hicimos algunas tomas del documental que Aqua Ideas producirá bajo la dirección de nuestro gran amigo y colaborador Christian Pino Palominos y contamos para adultos en una función nocturna en la Biblioteca Municipal de la ciudad.
El cuarto día de gira, y último de mi participación, tuvo lugar en Purranque. Ese día la lluvia nos encontró, por fin, ya que veníamos deseando su venida desde que pusimos nuestros pies en las tierras sureñas. Contamos en un abarrotado Teatro Municipal, a muchach@s de entre 10 y 13 años, si es que mi cálculo no falla. Hermoso lugar, mágico, un equilibrio entre lo moderno y lo tradicional. Muchas historias me contaron sobre esta construcción de principios de los años cuarenta y de reciente restauración, pero no he logrado encontrar información que la desmienta, ni que la corrobore. Seguiré investigando, ya que de todos los sitios que visité, fue para mí uno de los más interesantes junto con la abandonada estación del tren de la misma ciudad.
De la cual tomé varias fotos también, recorrí sus dependencias que hoy albergan a un juzgado y la oficina de servicio electoral de la comuna. Anduve por los rieles del antiguo trazado, casi olvidado en la actualidad salvo por los ferrocarriles de carga que siguen de largo para arribar en Puerto Montt.
Volví a Santiago, feliz y con una sensación de dicha, la gira continuó con otros cuenteros, con otras ciudades, con otros escenarios.
Agradezco a César Muñoz por la invitación y las gestiones realizadas, a Patricio Eguiluz, a Carolina Henríquez, a mi querida madrina en la narración, Loreto Russ por haber compartido su historias conmigo. A Christian Pino Palominos por acompañarnos y documentar cada uno de nuestros pasos y también por su aporte para generar una atmósfera relajada cuando nuestra memoria estaba ya un poco cansada.
Christian hizo un texto a modo de guía para darle continuidad al documento audiovisual que registrará toda la gira, basado en él escribí estas humildes cuartetas. Con mano temblorosa y dubitativa en una nublada y llovida mañana en la que nos encaminábamos hacia Purranque, llegaron hasta mi pluma. Las comparto con Uds., mis estimados lectores.

Un grupo de narradores
emprendió hacia el sur el viaje
y esos rurales parajes,
con sus cuentos los recorren.

Saludan los pasajeros
por su nombre al conductor,
rumbo al mar y su estertor
se dirigen los cuenteros.

Donde Huilliches vivían,
en las costas de San Juan,
relatos con mucho afán
bajo el sol compartirían.

Luego a Puerto Varas fueron
con un Llanquihue que brilla
y al contar en sus orillas,
en niños se convirtieron. 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.