Libertad o libertinaje creador?

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

¿Un artista es quien da rienda suelta a la imaginación ejerciendo su pleno derecho a la libertad creadora o es quien escudándose en su título de artista abusa pues no tiene que rendirle cuentas a nadie por su osadía creadora?
Quizás esta sea la pregunta eterna relacionada con el ámbito de la creación artística.
Aquello que en un momento determinado pudo ser considerado basura e incluso ofensivo, con el tiempo perfectamente puede pasar a ocupar un sitial destacado como pieza de arte llegando incluso a marcar tendencia y definir su tiempo.
Entonces la respuesta pareciera ser no tan evidente.
La creación, sea cual sea, siempre estará sometida al juicio crítico de la sociedad variopinta que jamás la aceptará sin replica pero tampoco la repudiará completamente. Existe tal infinidad de gustos y modos de pensar que siempre habrá de todo para todos. Es aquí donde entra la dura academia encargada de establecer la diferencia entre libertad y libertinaje. Como en todo comportamiento humano, y por supuesto la creación no escapa a ello, existen ciertos aspectos de juicio duros, difíciles de soslayar a la hora de juzgar una creación. La estética tiene leyes y parámetros que no cambian así como lo hacen algunos de sus matices. El blanco y el negro hace tiempo que dejaron vía libre a los tonos de grises para ampliar la gama de posibilidades del creador que somos todos.
Es entonces en los matices donde se debería buscar la definición o la validación de una pieza como artística o no.
Lo bonito y lo feo, lo bueno y lo malo, lo me gusta o no, son los argumentos de un niño que no quiere comérselo todo solo porque no quiere.
Toda creación debe o debería ser juzgada al alero de los tiempos en que es concebida. El movimiento Bauhaus por ejemplo, es la consecuencia de una época de escases post guerra, de no ser por el consumismo en ciernes con sus políticas de mercado quizás el arte pop no existiría, el Heavy Metal, el Barroco, la música electrónica, las exposiciones multi mediales, las pinturas rupestres,...
Desde siempre el hombre ha necesitado y seguirá necesitando expresarse tanto racional como sentimentalmente.
¿Entonces dónde está el límite entre libertad y libertinaje?
Aunque no las comparta plenamente, creo que todas las manifestaciones artísticas son válidas para expresar el sentir de un creador, desde el meloso romanticismo hasta la violencia del punk.
Claro que esa delicada línea de diferencia para mi está dada por el simple hecho de que la libertad de todo creador termina donde comienza la libertad de quien sea objeto de su arte.
Hoy en día se habla incluso del arte de colgarse de la piel. ¿Arte o no? Que otros se pronuncien pero aquel que quiera hacerlo de tal o cual modo para que las marcas en su piel sean la prueba de que alguna vez lo hizo, allá él pero yo, no gracias.
En el dominio de las llamadas instalaciones contemporáneas o los happenings de los años cincuenta, también hay mucho paño que cortar pero de que son una expresión sincera del sentir y hacer del hombre en relación a su tiempo, no hay ninguna duda de que si lo son.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.