Éxito

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Empujados por el constante ataque comunicacional al cual debemos sobrevivir, ese del que nadie puede escapar, muchos buscan el éxito, sobre todo para recibir el reconocimiento social por sus logros. Esta palabrita inocente, definida como el resultado positivo de una iniciativa, es intrínsecamente compleja pues para cada uno tiene diferentes acepciones en función de sus expectativas y que influyen directamente tanto en el comportamiento como en el estado mental, y por ende, en la forma de relacionarse con el entorno.
Sin cuestionarse demasiado, para muchos es simplemente proponerse metas y cumplirlas, lo cual será posible en la medida que esas metas sean proporcionales a las capacidades y posibilidades individuales.
Como frase de charlas motivacionales se dice que soñando lo imposible se logra lo posible, lo cual no deja de ser una idea simpática para ser proyectada en un power point frente a una audiencia ávida de escuchar formulas mágicas pero ¿cuántos de los que han vivido bajo esa premisa no han terminado con profundas depresiones y lo peor de todo, en la mayor de las soledades imaginables?
Tratar de cumplir ciegamente con los sueños es una idea del todo romántica que puede terminar en pesadillas de egoísmo por anteponer el deseo de éxito a las relaciones inter personales.
Cuando las metas son muy lejanas, el cansancio producto de los esfuerzos hechos durante el camino, irán empujando esas metas hasta más allá de nuestro alcance y los sacrificios personales, familiares, sociales y de todo tipo nunca serán suficientemente recompensados.
Es cierto que gracias a algunos admirables soñadores la humanidad ha logrado avanzar hasta el nivel de desarrollo en el cual nos encontramos hoy. Para toda causa los mártires se transforman en el mejor motor posible para avanzar.
¿Tengo alma de mártir para sacrificarme en favor de la humanidad?
¡Definitivamente no! Soy un simple ser humano con ambiciones, moviéndose entre logros y fracasos dados por mis posibilidades y limitaciones.
Siempre han existido, existen y existirán esos mártires valorados por la historia pero la pregunta que nos debemos hacer antes de embarcarnos en una empresa con mínimas posibilidades de tener éxito, es si queremos ser uno de ellos para engrosar con nuestros actos los futuros libros de historia.
Tampoco se trata de renunciar antes de comenzar pero la palabra resiliencia parece ser la clave.
¿Somos capaces de soportar la frustración de un fracaso? o mejor dicho ¿Que tantos fracasos podemos soportar antes de renunciar a un objetivo, con toda la negatividad que esta renuncia conlleva?
De lo único que se puede estar seguro es de que son muchos los fracasos que vendrán antes de tener éxito en lo que nos propongamos. Claro está que cuando lo logremos, la satisfacción del logro será tal que olvidaremos las frustraciones durante el camino.
A seguir entonces nuestros sueños en pos del éxito personal pero consientes que ante un atisbo de pesadilla, quizás sea mejor despertar a la realidad y sacrificar el proyecto antes de convertirnos nosotros mismos en sujeto de sacrificio, arrastrando con esto a nuestros afectos más cercanos.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.