Modo pausa

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

"Paren el mundo que me quiero bajar" - Mafalda.
Pareciera ser que la petición de esta pequeña niña filosofa producto de la imaginación del dibujante argentino Quino, es la silenciosa voluntad de muchos agobiados por su vida desenfrenada, no de placeres sino de problemas.
Quizás no sea necesario el bajarse del mundo, primero que nada porque la caída sería infinita y en segundo lugar porque el rendirse a la posibilidad de mejora no le aportaría nada positivo a nadie, ni siquiera a uno mismo.
Lo que si está claro es que de vez en cuando todos y cada uno de nosotros debemos hacer una pausa en nuestro acelerado andar para darnos un respiro y poder así, después del descanso, seguir adelante. De manera tozuda, como hace la mayoría, podríamos tratar de seguir caminando pero el agotamiento creciente es mal consejero y de seguro erraríamos la dirección una y otra vez, teniendo que levantarnos a duras penas de las caídas recurrentes.
Estar en modo pausa se presenta entonces como una buena alternativa, el hacer un paréntesis, mirar nuestro devenir con la distancia que da el dejar de hacer por un momento. Ser auto críticos, eso que nos falta a tantos, y reflexionar sobre nuestras alternativas.
El tiempo es la única verdad absoluta, al menos hasta el momento, capaz de dilucidar hasta la más intrincada de las tramas.
Los deterministas dirán que todo está escrito pero si fuera así ¿para qué hacer tantos esfuerzos por obtener logros si de manera independiente a lo que hagamos llegaremos al mismo resultado?
Los del polo opuesto dirán que se puede lograr todo siempre y cuando se pongan todos los esfuerzos en ello.
Personalmente no me interesa llegar a la luna, salvo con la imaginación en una noche de nostalgia pero creo firmemente en que si uno se pone metas razonables, se puede llegar a ellas.
Cada uno debería estar consciente de sus debilidades y fortalezas. Todos y cada uno de nosotros tenemos al menos un don para desenvolvernos en la vida. No ese que nuestro entorno lisonjero nos quiere hacer creer, sino ese que sentimos como ventaja.
La gente exitosa, no en términos monetarios ni de bienes materiales sino en felicidad y plenitud, son aquellos que han detectado a tiempo sus capacidades y han sabido potenciarlas.
Algunos quisieran ser médicos pero no toleran la sangre, otros ambicionan ser músicos aunque poco ritmo tienen.
No se trata de vivir en la eterna frustración por no lograr nuestros objetivos sino simplemente en ser felices aunque a todas luces es muy difícil por los cientos de etiquetas a las cuales debemos responder.
En modo pausa podremos evaluar con calma y sin presiones, nuestro proceder ante las circunstancias y el siguiente alto de nuestro andar, disfrutar de nuestros logros y aprender de nuestros fracasos sin que estos nos abrumen.
La felicidad difícilmente puede ser un estado pero si una sucesión de momentos que idealmente pueden llegar a ser totales.
Sin la noche no podría existir el día y sin la pena la felicidad.
Sin la pausa la acción efectiva es imposible.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.