No todo me parece bonito

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Cuando me enfrento a un espectáculo, a su puesta en escena y a su calidad, suelo tener un postura bastante crítica. Desde mi punto de vista no existe un evento que sea perfecto, ni propio, ni ajeno.
Cada vez que bajo del escenario repaso en que cosas podría mejorar, que cosas funcionaron y cuales no. En ocasiones son muchas cosas, en otras pequeñas modificaciones, cada día es distinto.
Claro, enfocándose siempre en lo que es más importante primero, el disfrute del público y que se haya llevado algo en limpio. Alguna reflexión, algún aprendizaje, algo desconocido y proveniente del pospuesto mundo de la tradición oral y la raíz. Después vienen los temas de forma, algo más variables entre función y función; porque el estilo es más constante y usualmente va con uno a todos los lugares que asiste.
Esta reflexión es necesaria, también, al observar la labor de otros colegas. Ojalá con más experiencia y recorrido que uno, para tener de donde aprender.
Si es Ud. un narrador novato mire, observe, estudie, piense. Absorba todo, desde todas las perspectivas que le sea posible. No se confié en un nombre “famoso”, no crea que el que es más visible necesariamente es el mejor artista, tenga opinión propia y evalúe.
Sucede con frecuencia hoy que el nivel de los narradores se encuentra fundamentado básicamente en si son docentes de alguna organización, del número de talleres que imparten, de cuantas fotos suben a las redes sociales y, en fin, de cuanto ruido hacen.
No siempre ello se acompaña de una calidad sustanciosa o de un concepto bien entendido de la narración oral, sea crítico, visualice más allá del comidillo y la convención grupal de quien es bueno o no.
Y elabore, incluya distintas perspectivas desde donde situarse, visualice distintos elementos que poner frente a la lupa. Considere su trabajo empleando el mismo análisis. ¿Queda trabajo por hacer? Genial, cierre las brechas entre el estado actual y el ideal.
A medida que haga este ejercicio cada vez podrá exigirse más y también al resto. Resultado: el nivel de la narración oral en Chile tendrá una mayor calidad.
Hágalo sin temor, que la historia dará su veredicto en algunos años más de quien realmente se trazó como norte el construir en pos de un arte y quien no.
Comente y comparta esta tarea, haga críticas constructivas a sus compañeros, a sus maestros (si es que tiene alguno) y a sus profesores (figura más accesible y frecuente en la actualidad) en pos del crecimiento progresivo y continuo.
Formúlelas con respeto y en privado, felicite en público.
Sea específico, redacte en positivo, dé sugerencias para solucionar el problema y así no se transformará en parte de él.
Sométase con la misma rigurosidad a ello, sea paciente con Ud. mismo y no se castigue en caso de error.
Si algo le parece perfectible en la puesta en escena de un colega, hágase la siguiente pregunta: ¿Estoy haciendo algo por mejorar en ese aspecto?
En caso de que la respuesta sea sí, felicitaciones, si la respuesta es no; haga algo ahora mismo.
No de felicitaciones falsas, ni pierda la objetividad.
Ante todo sea honesto, sea leal, use los conceptos como se deben; ya que la información difusa, borrosa y poco clara es lo que nos tiene en este caldo de cultivo de gente que le falta el respeto a la narración y le hace un flaco favor al oficio.
Y por favor, ante todo, si de algo piensa que es bonito o me gusta; solamente, siga profundizando en el tema. Porque no hay peor cómplice de la levedad que aquél a quien todo le parece bonito. 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.