Demagogia digital

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Por más que estrujo el lápiz para hacerle exudar algunas gotas de tinta capaces de plasmar en palabras mis desordenados devaneos mentales, no logro llegar a los trazos necesarios...
Bla, bla, bla, retórica vacía porque desde que uso los medios digitales para escribir, nunca más tomé un lápiz y menos una romántica pluma. Mi teléfono pseudo inteligente a duras penas en el metro y mi tablet en espacios más holgados, se han transformado en el soporte escrito de mis pensamientos desordenados. Y si no fuera por el bendito corrector ortográfico, quizás ni siquiera sería legible. Claro que debo leer y re leer más que antes porque a veces el prodigio digital me juega malas pasadas y corrige lo que se le antoja, bastante alejado de lo que quise expresar.
Por más que se reniegue de los medios tecnológicos, está claro que llegaron para quedarse y debemos aprender a usarlos en nuestro favor y a no ser usados por ellos.
Con tanto complemento multi media, es muy fácil caer en la trampa del envase sin contenido y es ahí donde debemos poner el énfasis, en la búsqueda de las ideas sin dejarse engañar por los adornos.
El estereotipo de la rubia tonta entusiasma pero solo por un rato.
Sonidos, música, colores, imágenes estáticas y en movimiento, animaciones, la internet está llena de pirotecnia tecnológica sin sustento argumental detrás. Una rubia espectacular, tonta como una puerta.
En la red de redes se puede encontrar de todo, de lo bueno y de lo malo, de lo falso y lo real, de lo irrefutablemente cierto a mentiras con ropaje de indesmentibles.
¿Qué hacer entonces ante tamaña demagogia digital?
No queda más que aprender a discriminar.
¿Cuál es la novedad si siempre lo hemos hecho?
Ante cualquier innovación, sea del tipo que sea, después de la fascinación inicial viene un periodo de adaptación para luego llegar a la reflexión sobre sus ventajas y desventajas.
El problema es que la tecnología ya no avanza a un paso tal que nuestra razón la pueda seguir con relativa consciencia.
Día a día somos encandilados por una nueva fascinación.
Idiotizados por las lucecitas centelleantes del nuevo aparatito nos enfrascamos en su canto de sirena para olvidarnos de quienes nos rodean.
Es bien sabido de individuos con ciber personalidades capaces de tener miles de likes pero ningún amigo real, uno de carne y hueso con quien compartir una copa de vino trasnochado.
La bohemia se ve afectada por cuanto muchos prefieren jugar juegos en línea hasta las 4 de la mañana o incluso hasta el otro día en vez de compartir experiencias reales con un prójimo.
Mi compañero de oficina crea ejércitos con miles de soldados para conquistar reinos infinitos. Lo hemos sorprendido saliendo del metro concentrado en la pantalla de su teléfono móvil y maldiciendo al enemigo virtual por un ataque imprevisto pero en la vida real, ha sido incapaz de compartir la cerveza del viernes con quienes aún creemos en las conversaciones incoherentes para arreglar el mundo.
El concepto "player" ha sido acuñado en el último tiempo para definir diferentes grados de independencia de los video juegos. La imagen icónica de un vaquero perdiendo su rancho en una partida de póker en manos de un tahúr, en el futuro será la de un player consumiendo su vida frente a un monitor.
El as bajo la manga no es necesario, la demagogia digital no solo seduce, secuestra hasta encerrar a sus víctimas en un mundo paralelo exento de sentimientos.
Es altamente probable que la realidad virtual termine reemplazando a la realidad real.
Nuestra mejor defensa son los sentimientos potenciados por la vivencia del arte en todas sus manifestaciones, incluso la digital.
Con la estrategia del teatro, el armamento de la danza y el canto de munición, desplacemos nuestros ejércitos a bordo de la poesía capaz de conquistar cualquier territorio.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.