Post verdad

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

De vez en cuando surgen vocablos que sino nuevos, al menos se ponen a la moda y son escuchados de manera más frecuente que antes de su aparición en la conciencia colectiva.
La posverdad también es conocida como mentira emotiva ya que es una nueva realidad construida en base a lo que el oyente quiere escuchar desde sus emociones sin pasar por el filtro de la razón.
Antes de nuestros días no se la reconocía con un nombre tan elegante y distinguido, simplemente se la llamaba mentira.
El año 2004, Ralph Keyes uso el termino en su libro "La era de la post verdad".
El Bloguero David Roberts en el año 2010 usó el término en una revista electrónica.
Entre los años 2015 y 2016 el uso de la palabra posverdad aumentó en un 2.000%.
Nada nuevo bajo el sol.
Joseph Goebbels, el ministro para la Ilustración Publica y propaganda de Hitler, aunque no acuñó el término, casi hizo de este vocablo tan de moda en nuestros días su motivación de vida.
Dentro de sus postulados de manipulación de masas, Goebels aseguraba:
-"Miente, miente que algo quedará, cuanto más grande sea la mentira, más gente la creerá".
-"Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan".
-"Una mentira repetida adecuadamente mil veces, se convierte en una verdad".
Conociendo lo antes expuesto ¿no les parece que verdaderamente estamos viviendo en la era de la posverdad analizada por Ralph Keyes?
Ya en el año 1999, se sembró el pánico con el cambio de siglo y el desastre que el cambio de un simple digito provocaría en todo el sistema informático mundial. Todo lo que tenía alguna relación con la informática iba a sufrir un colapso. Desde el aterrizaje de los aviones a las cuentas bancarias, pasando por cualquier tipo de registro en computador. No sé si los miles de millones de dólares invertidos para anular este efecto surtieron efecto o si solo fue una posverdad que redituó suculentas ganancias a quienes supieron propagar la teoría del desastre.
Después del atentado a las torres gemelas del 11 de septiembre del 2001 aparecieron tantas teorías como oídos las quisieran escuchar, tantas, que la verdad fue completamente sepultada por quienes divulgaron sus ideas interesadas, con más o menos fundamento pero sin pruebas irrefutables.
Para el referéndum relacionado con el Brexit del 2016 los pros y los contras fueron hábilmente explotados.
En el proceso eleccionario de los Estados Unidos del 2016, el actual empresario jugando a ser candidato, se dedicó a disparar mentiras a diestra y siniestra, tantas, que ganó.
Todos los días, aunque se nos exhiban las pruebas, rechazamos lo que no queremos saber y aceptamos como verdad la mentira piadosa que nos agrada.
El charlatán callejero con una serpiente en el cuello solo nos vendía peladores de papas o saca jugos pero hoy, los honorables señores de cuello y corbata nos están vendiendo un mundo de fantasía al cual, si queremos acceder, debemos hipotecar nuestra paz interior.
En el pasado compramos peladores de papas, hoy hipotecamos nuestra paz interior.
Para variar solo divago sobre una supuesta incomodidad. Con televisión por cable, un teléfono móvil de última generación, ropa de marca y un partido de futbol importante bajo litros de cerveza, soy verdaderamente feliz.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.