Regaladores de palabras

Escrito por Germán Jaramillo Duque el . Publicado en Columnas
Imprimir

El título de esta columna puede llevarnos a suponer que estamos frente a un evento, de esos que suelen crearse en nuestros países latinoamericanos, en época pre electoral, para dar obsequios y esperar de quien los recibe, un voto, porque la palabra regalar tiene en el fondo una connotación ideológica que lleva a la desconfianza, pues sobre lo regalado recaen cantidad de suspicacias, y no en vano han servido para generar dichos irónicos, no para pronunciar en voz alta, sino para hacerse preguntas en silencio quien, sin saber porqué, termina recibiendo un regalo.
El acto de regalar por lo general también va ligado a compromisos sociales, porque es la respuesta a un estímulo, como una invitación a festejar algo, hecha por alguien que desea compartir un momento especial, y desde este punto de vista el regalar permite generar cierta conciencia de reciprocidad en las personas, de manera que quien ha dado se sienta correspondido.
No obstante estas deformaciones del obsequio, el acto de regalar tiene también su origen en el altruismo, practicado por quienes lo ejercen como aporte al desarrollo del entorno dentro del cual viven, convencidos de que la vida debe ser un ejercicio de reciprocidad constante, sin detenerse a pensar si lo que dan es igual, menor o superior a lo que reciben, sino en el beneficio social que implica para todos dar.
Quienes ofrecen, o regalan, basados en este concepto, en primer lugar, más que dar cosas dan hechos, y en segundo lugar, no lo hacen para halagar y crear relaciones afectivas ficticias, sino para distribuir entre el colectivo información orientada a conjurar la dispersión social, cuyo objetivo es acentuar el individualismo y facilitar la imposición de las ideas fijas como requisito previo para la generación de una sociedad de autómatas.
Existen, por ello, quienes regalan palabras (algo no imaginado, porque seguros estamos de que las palabras no son susceptibles de ser convertidas en mercancías de buen costo), con la intención de ilustrar, de abrir caminos, de dar explicaciones, de estimular la reflexión y de fortalecer la capacidad del entendimiento, para involucrar al individuo en sociedad. Este es el caso de quienes en México, en donde la narración oral avanza a pasos largos, se han dado a conocer con el llamativo nombre de Regaladores de Palabras.
Regaladores de palabras es una actividad que se desarrolla en México hace varios años, bajo la orientación de Benjamin Briseño. La propuesta surgió de la necesidad de enderezar el rumbo de la narración oral, que por épocas tiende a caer en la trivialidad, y dedicarla a la creación de espacios dentro de los cuales los relatos sean un reflejo y una explicación de la realidad, y no una simple inducción al entretenimiento.
El conductor de esta generosa oferta de palabras, hecha a través de relatos con sentido, entiende muy bien que la narración oral es, sobre todo, un vehículo de comunicación primario, útil para facilitar el acceso del individuo a sus raíces y por eso en los espacios que abren caben narradores orales de toda índole, impidiendo de esa manera que se apropie de ellos el ánimo competitivo y se estanque el deseo de compartir.
Regaladores de palabras es, sin lugar a dudas, un espacio diseñado para recuperar el valor social de la palabra y tiene por ello la misión de proteger a la narración oral de la frivolización a que están expuestas las disciplinas artísticas por su afán de divertir. 

 


  

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.