Yogurt en el supermercado

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Estoy seguro de que a todos quienes somos padres nos ha tocado comprarles en el supermercado algún yogurt a nuestros hijos. Si estamos solos por supuesto la elección tendrá que ver primero con el contenido nutricional del producto y el sabor en segundo lugar mientras que si nos acompañan nuestros hijos, de seguro tendrá una influencia radical en la elección, los colores en el diseño del envase, los stickers asociados o la posibilidad de participar en algún concurso donde será sorteado el juguete de moda. La necesaria nutrición para un buen desarrollo físico pero sobre todo neuronal es desplazada por un eficiente trabajo de marketing en acción.
¿Contenedor o contenido?
Para los padres el contenido aunque para los hijos solo valga el contenedor porque después de haber obtenido el objeto de su deseo implantado a fuerza de fantasía, el contenido se transforma en desechable.
Al referirme al contenedor no solo quiero señalar el envase físico en el cual se vende tal o cual producto sino en todas las ideas asociadas a través de la publicidad.
Y no solo los niños caen en la trampa de la falsa ilusión.
¿Qué tiene que ver un whisky con la seducción que un hombre pueda hacer a una mujer?
Los feos y quedados, por más litros de whisky que beban, no podrán atraer a la fémina de sus sueños. El consuelo es que al menos estarán tan borrachos que su visión nublada les hará ver maravillas donde no las hay.
¿Por qué al usar los mismos zapatos de futbol que usa una súper estrella del deporte se tendría que jugar como él?
Ni idea pero son miles los ilusos descoordinados que piensan que son los zapatos de marca quienes hacen los goles y no el deportista de elite.
Y en nuestros días no solo un producto tangible es vendible gracias a su seductor envase, también lo son algunas ideas y lo peor de todo, algunas estupideces también.
Debajo de muchas camas se guardan eficientes aparatos de gimnasia para reducir la barriga y debajo de muchas almohadas pesadillas hechas realidad.
Algunos argumentarán sentirse engañados por el sistema, el único inconveniente no menor, es que el sistema somos todos y cada uno de nosotros, ya sea porque lo validamos mediante nuestros actos o simplemente por algunas omisiones acomodaticias.
Algunos tienden a decir que es el sino de nuestros tiempos ¿pero no ha sido siempre así?
¿Cuántas conspiraciones y tramas complejas han hecho validar una mentira como verdad en pos de algunas obscuras iniciativas?
De seguro con el solo enunciado más de alguna se nos vino a la mente, la mayoría de ellas asociadas a la ciega ambición humana que por lo demás ha existido desde que el hombre es hombre y aunque no existan estudios serios, quizás nuestros antepasados más animales también las tuvieron.
Volviendo algunas líneas atrás ¿contenido o contenedor?
Quizás y nuevamente, como suele suceder, la mejor alternativa sea un justo equilibrio reflexivo entre ambos factores sometido al juicio individual para formarse una opinión, ese juicio manipulado por siempre pero que con voluntad seremos capaces de rescatar.
El yogurt del supermercado no tiene por qué ser lindo pero con cero aporte nutricional y tampoco debería ser nutritivo en un envase desagradable.
Equilibrio, equilibrio es la clave.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.