Hamburguesa cinematográfica

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Así como no puedo evitar el engullirme una hamburguesa de McDonald´s de vez en cuando, este fin de semana no pude resistir el tragarme una película gringa, por supuesto de acción con más efectos especiales que argumento, una de esas películas donde el protagonista es de goma por lo bien que resiste tanto golpe y mata a todos, incluso hasta a los camarógrafos y al director.
Es verdad, exagero un poco, argumento si existía, aunque fácilmente pudo haber sido escrito en un par de páginas usando todos los consabidos tips gringos;
1.- Ellos son americanos ¿y yo? también lo soy pero estoy a miles de kilómetros de los Estados Unidos de Norteamérica. Se apoderaron de una denominación y ahora son conocidos mundialmente como americanos. Un poco más específicos sería decir que son norteamericanos, aunque no estoy muy seguro de que eso les agrade a los canadienses o mexicanos. Mi queja no sirve de mucho pero cada vez que puedo, lo hago.
2.- Son los guardianes de la libertad y la democracia.
¿Libertad para quién? Por supuesto para ellos porque durante décadas se han dedicado a subyugar más allá de sus fronteras a todo aquel con riquezas naturales escasas en su territorio. No firmar el acuerdo de Kioto solo confirma este postulado.
¿Quién me asegura que al votar por un representante el votará por quien supuestamente debería hacerlo? En los últimos años queda cada vez más en evidencia que todos, especialmente los políticos, tienen su precio y fácilmente un voto podría ser comprado o lo que es más elegante decir, financiado por un grupo económico con intereses específicos.
3.- Ellos son dueños de las balas y no solo eso sino que una bala disparada por el héroe mata por lo menos a un par de decenas de sus enemigos mientras que "los malos" o tienen muy mala puntería o sus balas pasaron la fecha de vencimiento.
La industria armamentista genera dinerales con más ceros de los que soy capaz de racionalizar y adivinen quien se favorece con esta industria.
4.- Son indestructibles. Golpes, caídas, volcamientos, heridas, cortes, nada, absolutamente nada podría terminar con la película antes de tiempo.
5.- Son inteligentes y hermosos. Hasta el conductor de un taxi es capaz de desactivar un artefacto nuclear o un vendedor de maní pilotear un avión de guerra de ultima generación, eso claro está, si tuvo la fortuna de nacer en estados unidos de Norteamérica.
Por añadidura han logrado instalar en el inconsciente colectivo mundial la idea de que los japoneses son tontos, los alemanes torpes y los sudamericanos parranderos, lo cual se contradice bastante con el nivel tecnológico alcanzado por los asiáticos, la precisión de los productos alemanes y la cantidad de premios nobeles logrados por latinos.
La lista podría continuar pero no vale la pena insistir en lo que todos ya sabemos.
El argumento de una película gringa es tan predecible como el sabor de una hamburguesa McDonald's comprada en Francia, marruecos, china o Guatemala, todas tienen el mismo sabor, todas tienen el mismo argumento, con la diferencia de que una película dura un tiempo pre determinado mientras que por un poco de dinero extra, puedo agrandar las papas fritas y la bebida.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.