Malén

Escrito por Gabriel Huentemil el . Publicado en Columnas
Imprimir

Este día Viernes a eso de las 19:45 hrs. iba subiendo las escaleras del GAM; Centro de la Cultura, las Artes y las Personas, en busca de una, para mí, desconocida sala N1. Todos los interesados en el espectáculo que allí habría fuimos guiados por personal del recinto, y nos quedamos sentados en procesión en las afueras de la sala.
Habrán pasado cinco minutos y comenzamos a entrar a un lugar en semisombra, con música (más bien efectos sonoros y de atmósfera) que me pareció producida por un sintetizador, donde un numeroso grupo de mujeres se movían en ritmo acompasado, hipnótico y reiterativo, dentro de una escena donde el humo era imperante. Pero no un humo cualquiera, no el smog al que está acostumbrado el santiaguino; era más bien el que se respira en el campo. Frutal, maderoso, evocando la leña, aquel que recuerda los momentos previos a que el horno de barro reciba en su vientre la masa que más tarde será pan.
Un contexto bastante misterioso y apócrifo, tenso para el espectador en cierto modo, pero a la vez muy interesante por ir develando cosas de a poco, por mantener en alerta a quien lo presencia y conectado, ya que en cada rincón del escenario, que cubre la totalidad de la sala casi, hay algún detalle al cual prestar atención en cada momento.
Así comenzaba Malén, niña, en Mapudungún; nombre que se revela en cuanto uno observa que en el elenco la totalidad de participantes son mujeres, la menor de ellas de, apenas 9 años de edad (su nombre dará que hablar, seguramente, a futuro; Ayelen Curaqueo Curiche).
De distintas estaturas, contexturas y actitud escénica; pero que se dan relevo para compartir el protagonismo en uno u otro momento con igual intensidad histriónica y expresiva.
Debo declarar, con gran vergüenza, de que asistí solo porque mi amiga Danitza Segura Licanqueo me escribió diciéndome que podía conseguir algunas entradas por ser parte del elenco. Accedí a ir, sin informarme para nada sobre la obra, lo que en realidad visto en retrospectiva no fue tan malo, pues no me creo expectativas y me permitió apreciarla sin contaminación previa.
Es una obra intensa, repleta de simbolismos que se nos hacen familiares, pero a la vez crean suspenso y no se develan con total facilidad. Matrística en su totalidad, hecha por personas con gran respeto y conocimiento en lo concerniente al pueblo Mapuche y, en gran proporción, narrada en su lengua.
No creo haber aún haber entendido del todo el trasfondo de la obra, pero la disfruté mucho y noté el arduo trabajo que hay detrás de ella y ahora me explico porque ha sido galardonada, reconocida y ha vuelto al GAM luego de una temporada 2017 muy exitosa y de lleno total.
El Círculo de Críticos de Arte de Chile la consideró como la mejor obra de danza de 2017 en Enero de este año, fue parte de Santiago Off en Matucana 100, Revista Hiedra la considera como una de las 4 obras que todo estudiante de Artes Escénicas debe ver y un largo etcétera de páginas que han abordado el tema de lo femenino en la cultura Mapuche, de la raíz, de la identidad, de lo ancestral.
No me queda más que felicitar a su director, Ricardo Curaqueo Curiche, a su asistente y dramaturgista Karen Carreño Rivera. Al equipo compuesto por Catalina Fernández Amado, Deysi Cruz Vásquez, Joaquín Montecinos Ortiz, Francisco Herrera, Joaquín Montecinos Ortiz
y Belén Marchant; quienes hacen que todo funcione a la perfección en escena.
Como también, destacar la labor de todas y cada una de las intérpretes: Ayelen Curaqueo Curiche, Florencia Neira Oros, Agata Espinoza Fontana, María Paz Silva Romero, Rallen Montenegro Aguilera, Nathalie Moris Caniulef, Danitza Segura Licanqueo, Catalina Fernández Amado, Constanza Díaz Alfaro, Karina Díaz Osorio, Yasmín Millan Castro, Sonia Orobia Retamales, Millaray Ruiz Conejeros, Loreto Millalén Iturriaga, Norma Hueche y Elsa Quinchaleo; quienes despliegan energía, convicción y emoción a raudales.
Querido lector, si tienes la oportunidad de ver esta obra házlo. Con ella el concepto tan manido, usado y vulgarizado de imperdible recobra total significado y aplicación.


 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.