Me duele el estómago

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Al decir "me duele el estómago" no lo uso como un recurso literario para expresar un malestar relacionado con algún tipo de situación, la cual por lo general suele ser de comportamiento humano.
Muchos usamos la frase para referirnos al tremendo malestar que nos provoca la injusticia, la inequidad, el abuso, la crueldad o la variopinta gama de acciones negativas con que la raza humana decora su existencia. El único animal que puede llegar a ser inhumano, por supuesto es un ser humano y eso indudablemente provoca muchos dolores de estómago.
En esta oportunidad no es así, literalmente me duele el estómago. No creo que sea grave pero es increíble como un pequeño malestar desajusta completamente el comportamiento de cualquiera.
Lo primero por supuesto es buscar al culpable, el cual jamás es uno mismo. Siempre son factores ajenos a uno mismo.
Debo estar intoxicado por haber comido algo en no muy buen estado. De seguro fue el sándwich en ese local de comida rápida. No guarda ninguna relación con el hecho de haberme comido 2 hamburguesas dobles acompañadas de papas fritas gigantes, todo bañado en abundante ketchup, mayonesa y mostaza, acompañados de un vaso de gaseosa de medio litro con hielo, mucho hielo.
Mi gula innecesaria no tiene nada que ver con mi estado actual, seguramente el aceite de las papas fritas estaba añejo. Siempre lo mismo.
Yo no tengo ninguna responsabilidad. Siempre son los otros los responsables de mis males. Y como los otros son, todos los otros, mi ser interior clama venganza contra cualquier otro. Respondo mal, me pongo agresivo en el trato, la empatía me es completamente ajena, necesito una víctima para aliviar mi dolor de estómago y los otros también.
¿Será por eso que la sociedad contemporánea está cada vez más violenta?
¿Le dolerá el estómago a todo el mundo?
Creo que en este caso la expresión si puede ser usada como un recurso literario. Día a día nuestros sentidos se ven bombardeados por todos los medios de comunicación masiva con sentimientos negativos. Ni siquiera es una mera percepción subjetiva. Basta con hacer el recuento en cualquier noticiero de las noticias negativas versus las positivas.
¿Cómo no nos va a doler el estómago con la indiferencia de las naciones ante los abusos del poder que lleva muerte y destrucción a inmensas regiones del planeta?
¿Cómo no nos va a doler el estómago cuando nos enteramos de un parricidio o peor aún, de como un padre violó a su hija de 2 años y los medios de comunicación incluso festinan la noticia?
¿Cómo no nos va a doler el estómago cuando quien roba millones a los pobres paga una fianza y un pobre que roba comida es encarcelado?
¿Cómo no nos va a doler el estómago?
Contra el dolor físico se puede ir a una farmacia y comprar algún medicamento, contra el dolor psicológico solo queda la esperanza irrenunciable de que la esencia humana puede cambiar para regir su actuar por valores positivos.
Uno de los dolores es pasajero, lamentablemente el otro se está haciendo constante.
Adivinen cual es cual.
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.