En defensa del promotor cultural

Escrito por Carlos Fong el . Publicado en Columnas
Imprimir

La gestión cultural se estudia. Existen másters en GC, diplomados en GC, doctorados en GC. El gestor cultural es un profesional con formación para diseñar, administrar y gestionar proyectos. Los hay, incluso, empíricos: profesionales de otras ramas que han optado por dedicarse a la cultura y se han formado leyendo libros o tomando talleres o seminarios.

Cuando se descubren las planillas secretas en la Asamblea Nacional, donde nombran a personas con la nomenclatura de “promotor cultural”, nos asalta la pregunta en torno a la formación y la experiencia de estas personas, y nos intriga la gestión que hacen y los resultados de sus proyectos.

No es que un promotor de cultura no merezca un salario de dos mil. De hecho, un profesional en gestión cultural en su especialidad debe ganar más porque su experiencia y formación hablan por él y, sobre todo, porque su trabajo, que tiene que ver con la reconstrucción del tejido social, es vital para la comunidad.

Los promotores culturales reales con formación y experiencia en instituciones como el INAC o la Alcaldía seguramente no cobran lo que ganan estos “promotores” atrincherados en planillas brujas que son un nicho político vergonzoso y dañino.

La gestión cultural va más allá de instalar una carpa en una comunidad y montar un espectáculo folclórico o un taller de bisutería. El trabajo del promotor cultural consiste en trabajar con la población para humanizar el desarrollo material-económico, abriendo espacios para fortalecer la identidad nacional y ampliar el marco democrático entre sociedad y Estado, nos dice Guillermo Marín Ruiz en el Manual básico del promotor cultural.

Un promotor cultural mejora la calidad de vida de la comunidad, construye ciudadanía, revaloriza la identidad cultural, potencia la creatividad y explora las miles de posibilidades de los elementos de la cultura para una educación integral, formando ciudadanos sensibles y conscientes de su patrimonio cultural. No es una botella política que como un parásito vive bien a costa del empobrecimiento de la comunidad.

El autor es escritor y promotor de lectura
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.