La esperanza de vida se incrementa

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Según algún estudio que leí por ahí, actualmente la esperanza de vida se ve incrementada en 3 meses por cada año que pasa. Es decir que, en los últimos 40 años, se ha incrementado en 10 años. O lo que es algo similar, por cada nueva generación son 10 años más de esperanza de vida.
Siguiendo esta lógica, nuestros abuelos vivieron 70, nuestros padres 80, nosotros 90, nuestros hijos 100 y nuestros nietos 110. Esto es lo predecible hasta ahora, aunque lo más probable sea que a la luz de como se ha ido desarrollando la tecnología en el último tiempo, este incremento ya no sea lineal, sino más bien exponencial.
Según los cánones actuales, seremos viejos durante más tiempo, aunque la esperanza es alargar proporcionalmente nuestra juventud, pero lamentablemente no nuestra niñez.
Muchos de los grandes personajes reconocidos por la historia, vivieron entre 50 y 60 años, bastante longevos para la esperanza de vida de sus contemporáneos.
Hoy, sin embargo, a una persona de medio siglo le queda aún mucho por vivir, hacer e idealmente disfrutar.
Pero el tiempo, el maldito tiempo, se ha transformado en un preciado recurso cada vez más escaso, pero a diferencia del petróleo que indefectiblemente se acabará en el futuro cercano, el tiempo no es renovable, pero si recuperable, y al decir recuperable no me refiero a retroceder años hacia el pasado para hacer lo que no hicimos, sino al encontrar el tiempo que sobradamente nos merecemos, para ser y hacer.
Día a día, agotados por la jornada, lo más probable es que nuestro deseo sea el de echarnos en la cama a jugar con el control remoto del televisor sin fijar nuestra atención en nada, simplemente irnos al limbo del no existir por unos minutos. Pero esta evasión solo puede perpetuar la inercia del no recibir ningún tipo de estímulo positivo. Ni bueno ni malo, nada.
¿Queremos ser zombis eternos?
Por supuesto la respuesta inmediata debería ser un rotundo no, pero...
No es el dejar de hacer para hacer absolutamente nada lo que nos puede ayudar a descansar, sino cambiar de actividad.
No estamos concebidos para un estatismo que solo nos puede llevar a la depresión, somos movimiento creador en potencia.
Basta con obtener un pequeño logro, sea de la índole que sea, como para despertar en nosotros la inquietud de ser todo aquello que potencialmente podemos llegar a ser.
De niños no nos importaba equivocarnos y poco a poco fuimos aprendiendo de nuestros errores hasta el punto de, llegando a la vida adulta, considerarlos imperdonables. Basta con ver como una persona de edad avanzada se auto limita al momento de aprender, por ejemplo, computación, para darnos cuenta de cómo nos auto limitamos. Mientras un niño no le teme a un computador, un anciano prácticamente le tiene pánico y eso produce un efecto negativo en su aprendizaje. De manera similar, nos limitamos al crear porque tememos a la crítica de terceros quienes pueden llegar a destruir nuestra auto estima por el solo hecho de ser ellos mismos incapaces de atreverse.
Nada ni nadie puede limitarnos en nuestras ambiciones, salvo nosotros mismos.
La esperanza de vida se está incrementando aparentemente de manera inversa a nuestra capacidad de disfrutarla.
¿Más tiempo? ¡Más vida!
 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 315 542 73 66
+57 300 774 60 66       

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.