Cita a ciegas

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

Otras columnas de este autor


Cualquier emprendimiento artístico me parece una cita a ciegas con lo que va a ser la obra final pero nunca terminada pues el proceso artístico es continuo e infinito. Se dan todas y cada una de las condiciones y características como para que así sea. Jamás hemos visto la obra pero la imaginamos y hasta llegamos a soñar con ella. La idealizamos, lo cual aumenta nuestras expectativas respecto a ese nervioso momento del encuentro. Existe un coqueteo entre lo que imaginamos y lo que gradualmente vamos logrando. Planeamos como encantar a la obra pues estamos seguros que ella nos encantará a nosotros. No solo se altera nuestro pensamiento sino que de alguna manera también el equilibrio químico de nuestro cuerpo pues nos sentimos sobre excitados y seguramente alguna glándula por ahí se pone a trabajar afanosamente.

Se da todo para que el creador no sea la persona de siempre así como en una cita a ciegas nadie es realmente quien es. En la cita tratamos de mostrarnos como el mejor de los partidos, hacemos alarde de nuestras conquistas en los más variados planos, que aunque bien pueden tener algo de realidad, siempre tendrán también algo de condimento para hacerlas más sabrosas. Algunos hombres hasta se disfrazan con otras ropas y las mujeres cambian de aspecto con el mejor de los maquillajes.

Al crear nos sumergimos en un mundo de fantasía que no es el de todos los días, dejamos que nuestra imaginación vuele por mundos desconocidos para atrapar algo de esa riqueza inmaterial. Nos disfrazamos de artista no solo físicamente sino que mentalmente también, llegando a meternos en un personaje diferente.

En ambos casos llegamos a ser otro.

¿Es bueno, malo, condenable o al menos criticable?

Depende. Depende de la verdadera intención que se encuentre detrás de la postura que se esté adoptando.

Creo que en la cita a ciegas, si lo que se busca es solo satisfacer el ego por lograr el objetivo, la experiencia no va a ser tan buena como el tratar de compartir momentos, y en el ámbito de la creación, si se crea para satisfacer al mercado del arte, la sensación nunca será todo lo gratificante que podría llegar a ser si el norte está marcado por la materialización de un sentir.

En la creación se da un inicio siempre nervioso e incierto pues siempre existirá un cierto grado de incertidumbre con respecto a si podremos llegar al final, un proceso que puede ser casi instantáneo o sufridamente prolongado en el tiempo con un resultado tan variable como el misterio de la existencia.

En la cita a ciegas se da un inicio que puede ser de plena desilusión pues la imagen frente a uno no es ni siquiera un pálido reflejo de las expectativas formadas o adrenalinicamente motivador pues la supera con creces. Se da un proceso influido por esa primera imagen y por el desarrollo de la cita en la cual confirmaremos nuestra desilusión o por el contrario iremos gradualmente cambiando de opinión ya sea hacia el entusiasmo o la desilusión, y un resultado final que cada uno podrá imaginar en base a su experiencia.

Así como la mayoría ha tenido al menos una vez en la vida una cita a ciegas auspiciada por alguna amistad y en épocas modernas por alguna red social, todos deberíamos tener una experiencia creativa del ámbito artístico. No necesariamente para exponer la obra o para venderla y así comenzar nuestra fortuna de artista, sino para llegar a la satisfacción de concretar un sentimiento, para tener una cita a ciegas con otro ser humano, con ese que somos en la intimidad de nuestro ser y que difícilmente conocemos a plenitud.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.