Disculpas a facebook

Escrito por Germán Jaramillo Duque el . Publicado en Columnas
Imprimir

Quien haya tomado la decisión de establecer un vínculo voluntario con Facebook, si es agradecido nunca estará en condiciones de proferir la menor expresión de ingratitud con este fantástico medio de comunicación, que tanto ha consentido las fruslerías y caprichos de millones de usuarios, pero al mismo tiempo ha sido de gran utilidad para descorrer el velo de la hipocresía histórica, desenmascarar a quienes hablan de honradez y no practican y develar comportamientos humanos, imposibles de imaginar cuando era aún el sicoanálisis el único autorizado para hacerlo.

En el camino de la vida, todo progreso implica la aceptación de ciertos sacrificios para acceder a sus beneficios y mantenerse en él.
El progreso de Facebook, por ejemplo, convertido por la fuerza de las circunstancias y la popularidad en una plataforma de lanzamiento de imagen y de sustento de la misma, y por ello cada vez con mayores dificultades para exigirles a sus usuarios coherencia, reflexión y análisis, empuja a muchos de estos a poner en su muros anuncios, videos y fotografías de situaciones relacionadas con la intimidad de sus sentimientos y deseos, y poco o nada con la realidad circundante, aupados por la necesidad de permanecer vigentes refrescando a cada momento su imagen.
Esta vertiente de ególatras, cuya afinidad con la indiferencia hacia los sucesos sociales es incómoda para una parte de la comunidad feisbuciana, cuyo reclamo de la necesidad de una conexión entre la red y las circunstancias sociales se basa en la utilidad de la primera para el desarrollo del debate y la distribución equitativa de información (nos abstenemos de usar la palabra conocimiento), debe llevarnos a aceptar el riesgo constante de que lo puesto en nuestros muros naufrague en medio de la minucia invasora de la red.
Si contásemos con los conocimientos necesarios para profundizar en la sicología del ser humano, podríamos hacer un detallado informe de las múltiples pasiones que se mueven en la red y los comportamientos aflorados en medio de su competencia.
Cada día es más difícil comprender si a estas alturas de su vida el mentor de Facebook se encuentra sinceramente satisfecho con los resultados de su invento, pues no sabemos si su criterio evaluador está asociado a atributos de calidad y por ello haga exámenes a la antigua y su preocupación sea averiguar si su invento ha ayudado a la sociedad a dar saltos en su desarrollo, o en caso contrario acuda a atributos de cantidad, con los cuales se tasan hoy en día los resultados de un proceso, y sin importar si ha habido o no cambios en la conducta de los usuarios, prefiere mejor averiguar con cuántos afiliados cuenta a nivel mundial.
Si el criterio evaluador del señor Facebook es el cuanto, el que está de moda, en vista de que he sido un usuario cotidiano y he recibido el beneficio de la comunicación, debo ofrecer disculpas por resistirme a ser parte de esa masa cuya preocupación es conquistar el mundo y para lo cual pone todo su esfuerzo en alimentar su imagen, haciendo culto a la personalidad y retando sutilmente a quienes ejercen su mismo oficio, a través del posteo de comentarios, fotos y videos sobre cada una de sus acciones, quizás con la intención de convertirlas en modelo para los demás, pues he de confesarles, apreciados lectores, mi renuencia absoluta a mencionar en mi muro los lugares a los cuales voy, las invitaciones recibidas, las conferencias dadas, los restaurantes visitados, los aeropuertos por donde paso, y a publicar fotos haciendo alarde de mis relaciones, porque el objetivo, creo yo, es hacer de la relación con Facebook un acuerdo de respeto mutuo dentro del cual no quepa la dependencia del uno hacia el otro.
La estupidez también está en proceso de globalización, y si nos descuidamos Facebook nos conducirá a ella.

 


 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.