LANZAMIENTO REVISTA DE NARRACION ORAL LATINOAMERICANA, CIRNAOLA

Escrito por Super User el . Publicado en Columnas
Imprimir

Buenas noches.

En muchos ritos iniciáticos de diferentes grupos humanos, se plantea la idea de una muerte simbólica para una posterior resurrección a la nueva vida que se aspira. Algo así como un re nacimiento ritualistico a través del cual se accede a una nueva forma de ser, sentir y pensar.

Todo inicio conlleva un fin, no una transición sino un terminar con lo anterior para comenzar con lo nuevo y si lo anterior no existe, es una muerte total, absoluta, incuestionable e irreversible, para nacer a una vida llena de descubrimientos impensados.

El nacimiento, el inicio de esta revista digital CIRNAOLA si bien es cierto se nutrirá de la experticia de otras publicaciones en la red, será la primera en su tipo a nivel latino americano, y sin duda será la encargada de abrir todos los nuevos caminos que se le vayan ofreciendo en el transcurso de sus ediciones, que por supuesto esperamos sean muchas.

Primer error, esta revista será de edición continua sin diferencia de números, que contará con las actualizaciones que nosotros mismos le vayamos exigiendo y propiciando para ir formando un material de archivo enriquecedor para la actividad.

Claro que aunque esta sea una revista en la red, no podrá ser jamás solo bits procesados por una maquina estúpida y transformados en información digital. En su esencia esta idea editorial solo podrá materializarse de manera efectiva en documentos valiosos para la narración oral latino americana, si todos y cada uno de los que estamos interesados en la magia de las palabras hechas imágenes, colaboramos ya sea leyendo las futuras actualizaciones o mejor aún, aportando con material que dé cuenta de nuestras realidades personales para transformarlas en conocimiento compartido.

La globalización ya está aquí y ha llegado el momento de matar los añejos individualismos feudales para transformarnos en una verdadera comunidad de narradores en pos de re valorizar el poder que la oralidad ha perdido por culpa de los efectos multimedia que hipnotizan con sus estúpidos efectos especiales carentes de humanidad.

Tenemos que ser capaces de llegar a producir una egregora positiva, esa energía que se da cuando un grupo de personas aúnan sus voluntades para obtener un resultado.

Si estamos aquí es porque queremos ser parte de esta iniciativa.

La única manera de sobrevivir a la vorágine demoledora de la globalización es a través del refuerzo de la identidad basada en las singularidades de los diferentes grupos humanos y solo lo podremos hacer si por un lado reconocemos a otros y por sobre todos nos reconocemos a nosotros mismos.

Desde la chilenidad tenemos mucho que aportar al tesoro latinoamericano de las palabras.

Desde La Reina Isabel que bailaba rancheras de Rivera Letelier al último grumete de la Baqueano de Coloane, pasando por sub terra de Baldomero Lillo.

Desde el Trauco al Caleuche, pasando por Tren Tren Vilú y Cai Cai Vilú.

Desde el cuchepo del puente Pedro de Valdivia que se mueve sobre un skate a la señora que por quince años ha pedido limosna en el mismo semáforo con una guagua en brazos y que está siendo desplazada por los malabaristas, pasando por el tomate, mendigo profesional que dice alimentarse solo de tomates por no tener dinero para más.

Desde el anticristo del centro de Santiago vestido de señora que empuja un carrito de supermercado haciendo poesiasisimas de la ciudadsisima contaminadísima, al vagabundo vestido con bolsas de basura y un perro en brazos, pasando por el recordado “Gloria al Pulento”.

Desde el vidente de Villa Alemana al Profeta de Peñalolen, pasando por sectas que sería mejor olvidar.

Desde Papelucho hasta Condorito, pasando por Mampato.

Desde el canario de Panamtur a la vitrina donde golpea el monito, pasando por El Quitapenas, El Hoyo, Los Canallas y La Piojera.

Tenemos tantas singularidades que si nosotros no somos capaces de rescatarlas plasmándolas en relatos que perduren, se perderán en el olvido.

Como siempre, solo el tiempo sabio dirá si esta idea estaba destinada a desarrollarse y crecer gracias al apoyo de toda una comunidad convencida de que la palabra, tanto escrita como oral es una importante herramienta de enriquecimiento moral e intelectual, o si el sueño de esta revista digital solo fue eso, un bonito sueño que no logró salir del terreno de lo inmaterial para transformarse en la voz del pensamiento hecho acción.

En el principio era el verbo y el verbo somos todos nosotros con la fuerza divina para crear y re crear.

Buenas noches y larga vida a CIRNAOLA.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.