¿TE CUENTO...?

Escrito por Super User el . Publicado en Columnas
Imprimir

Está absolutamente claro que nadie quisiera vivir los cuentos que a diario nos cuentan los medios de comunicación masivos.

Obviamente son historias muy bien pensadas por grupos de interés, con el fin obvio de proteger de manera egoísta, sus intereses.

¿Dios existió o no?

¿Verdaderamente importa? Lo realmente valedero es que la imaginación de miles le ha dado tal riqueza a la historia, que el hecho inicial, sea verídico o no, ya no tiene ninguna importancia. La historia ha llegado a ser tan potente que ha sido capaz de darle a la iglesia, entendiendo por iglesia al grupo de fieles y no a los edificios, el poder que hoy tiene. La historia contada hasta el infinito a sido capaz en escasos 2 siglos, revalidar toda una corriente religiosa basada en el dogma católico.

"Miente que algo quedará, cuanto más grande sea una mentira, más gente la creerá".

Esta fue una de las frases emblemáticas de Joseph Goebbels, ministro de Ilustración pública y propaganda del régimen Nazi.

El 21 de julio de 1969, ¿Neil Armstrong pisó realmente la luna o fue un perfecto montaje cinematográfico para que en épocas de la guerra fría los norteamericanos le ganaran la guerra espacial a la unión soviética?

A pesar de que nunca fueron encontradas, todavía nos siguen contando el cuento de las armas de exterminación masiva que avalaron una invasión y está tan bien contado que la humanidad ni siquiera piensa en la posibilidad de que sea solo un cuento producto de la avaricia petrolera.

A pesar de tener un aspecto que asusta, desde que se conoció la historia, el lobo feroz ha sido el mayor educador para que los niños obedezcan a sus padres.

En definitiva el cuento, sobre todo si está bien contado, tiene múltiples funciones.

Si bien es cierto un niño aun no es capaz de discriminar entre verdad y mentira y así como es incapaz de mentir, porque los niños no mienten sino que fantasean y lamentablemente poco a poco van cambiando la fantasía por la mentira, nosotros los adultos que si tenemos, al menos en teoría, la capacidad de raciocinio tal que nos permita  separar las aguas, al escuchar, leer e incluso ver una historia deberíamos discriminar sobre su veracidad y entonces decidir si entramos en el juego de dejar que nuestra propia fantasía sea seducida por la fantasía de otros.

Así como lavarse los dientes se transforma en un acto habitual y nos parece de lo más natural aunque alguna vez lo tuvimos que aprender, el  vivir la experiencia  de un cuento debería ser lo mismo.

Una y otra vez hasta que nuestro espíritu sea capaz de discriminar aunque sea de manera sub consciente, cual es el fin del cuento que nos están contando y si aceptamos entrar en juego de la imaginación.

Por eso llorar o reír con la trama de una película donde detrás de cámara está un enorme equipo de producción haciendo que la fantasía se haga realidad, para nada es negativo, claro está que si somos capaces de al encenderse de nuevo las luces, haber asimilado el mensaje que se nos quiso transmitir y discriminar entre lo positivo y lo negativo para nuestra propia existencia y la de los demás.

No creamos todo lo que nos cuentan a menos que algún provecho podamos sacar de ello.

Me contaron que gracias a dios Goebbels encontró las armas de exterminación masiva cuando viajó a la luna en compañía del lobo feroz.

¿Será?

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.