La casona de Rick

Escrito por Germán Jaramillo Duque el . Publicado en Columnas
Imprimir

La vida es cada vez más comprimida y por ende las actividades deben ser más portátiles si queremos llegar con ellas a un número mayor de personas.
En tiempos pasados, cuando aún tenían vigencia de poder y orientación ideológica los denominados mass media, generalmente confundidos con medios de comunicación, debido a su monopolio informativo, el mayor triunfo de quien desarrollaba una actividad consistía en aparecer en esos famosos medios de comunicación, porque eran más o menos el comienzo de una consagración hacia la fama; pero la proliferación de estímulos, y la de mecanismos de distribución de los mismos ha generado, a juicio nuestro, la necesidad de apelar a formas de promoción personalizada, similares a aquellas a las cuales acudíamos cuando la entrega de la información era potestad exclusiva de los dueños de los medios, y no podíamos acceder a ellos por ausencia de poder o por falta de dinero.
Esta circunstancia ha creado una necesaria reconsideración del espacio social, para estudiar la forma de aprovecharlo al máximo, y llegar con nuestra oferta al mayor número de usuarios posible.
Para la actividad cultural, siempre tan difícil de entrar en confianza con el usuario, por ser considerada como accesoria, y porque su falta de consumo no genera desgracia social alguna, el uso del espacio social para promoverla y ambientarla es más difícil, porque, como ya hemos escrito, se puede vivir sin cultura, porque no ha estado nunca catalogada como fundamental para el desarrollo mental, afectivo, emocional, racional, etc del ser humano.
Creemos que es esta la razón por la cual, de forma intuitiva y en busca de experiencias constructivas, muchos gestores culturales han considerado oportuno abrir espacios no convencionales, en las grandes y medianas ciudades, para desarrollar la actividad cultural y garantizar de esa manera una afluencia de público.
En reciente viaje que hicimos a Perú, conocimos, en Lima, un espacio cultural denominado “La Casona de Rick”, cuya génesis y objetivo deben ser conocidos en palabras de su gestor, Ricardo JJ Pflücker:
“Hay muchas versiones de la historia de la creación de la casona... me gustaría decir que fue un proyecto planificado y pensado para convertirse en un referente de difusión cultural y artística. Pero la verdad es que el inicio es menos glamoroso. Inicié arreglos en la casona pensando en crear en algún momento un espacio que me hubiera gustado encontrar a mí de más joven y que nunca pude hallar. Así que me decidí a crearlo. De hecho yo siempre digo que el proyecto me encontró a mí más que yo crearlo a él. Una vez que vi que las primeras actividades allá por el 2014 iban gustando y que la casona se iba convirtiendo en lo que quería, me motivaba cada vez más a seguir invirtiendo y arreglando el espacio.
Es así que comenzamos a recibir propuestas cada vez más variadas para presentaciones que van desde teatro, cuentacuentos, improvisación, títeres, etc etc., y ya que el espacio está pensado para estar al alcance de las posibilidades de artistas y grupos emergentes, la agenda comenzó a estar cada vez más variada.
En el 2017 decido dejar mi trabajo como docente universitario y dedicar el cien por ciento de mi tiempo al arreglo del espacio y a organizar nuevas actividades, entre las que destacan las noches de juegos y tertulia, noches de cineclub, talleres comunitarios, tardes de karaoke, entre otros”.
Como podrán ver, la cultura despierta no solo el entendimiento sino la sensibilidad social. Esto es lo que en buen romance podremos denominar Centro Cultural Comunitario y es útil, sin más, para transformar el concepto de convivencia de quienes viven alrededor del mismo.
Buen ejemplo el de la casona de Rick, para replicar en nuestro continente adonde la actividad cultural está cada vez más distante de la gente. La historia sabrá pagar con creces el desarrollo de la sociedad en donde haya casonas dedicadas a la promoción de la cultura.


  

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 315 542 73 66
+57 300 774 60 66       

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.