Mi nombre es cultura, señor presidente

Escrito por Carlos Fong el . Publicado en Columnas
Imprimir

Señor presidente electo: sean mis primeras palabras para felicitarlo por coronarse como el próximo presidente de Panamá. Mi nombre es Cultura. Por mucho tiempo he sido la Cenicienta en la agenda de los gobiernos y, francamente, había perdido la esperanza; sin embargo, de repente, siento la necesidad de escribirle porque he amanecido con unas ansias inmensas de sobrevivir.

Me imagino que ya lo sabe (parece un hombre inteligente y sensato) pero, si me permite, le diré brevemente algunas razones por las que soy tan importante. Debo confesarle que estoy petrificada al ver cómo en otros países algunos de sus colegas piensan que yo no sirvo para nada, y que mis hermanas, las humanidades, no somos rentables. Permítame decirle que es todo lo contrario: somos muy importantes en el impacto del desarrollo y la economía. Se lo puedo probar en otra ocasión.

Lo que realmente me interesa es que usted tenga claro que conmigo se puede mejorar la calidad de vida de los panameños. Muchos sectores pueden ser más óptimos si me toman en cuenta. Soy bien transversal, por decirlo así. Tengo la capacidad de cambiar la mentalidad de las personas y hacerlas comprender las cosas a través de mis diversas dimensiones; estoy implícita en todas partes.

Le parecerá exagerado, pero puedo hacer que la gente se apropie de la realidad que la rodea para enfrentar sus miedos y problemas: soy como un bálsamo. Puedo fabricar sueños que se convierten en proyectos de vida. Retomo los recuerdos y los inserto en el presente para abrir espacios propicios para la reflexión y la construcción ciudadana. Soy útil para explorar las dificultades que tienen los ciudadanos y solucionarlas con creatividad. Y, sé que se va a reír porque suena cursi, sirvo para darle espacio al juego, a la ilusión y al pensamiento.

Señor presidente, yo puedo ayudar a instaurar diálogos, resolver conflictos, limar tensiones, prevenir la delincuencia, y reparar eso que los sociólogos llaman tejido social. Puedo hacer que cosas esenciales despierten en la gente para apreciar lo bello del mundo y descubrir una posibilidad, en estos tiempos de oscura soledad y violencia, para levantarse de las cenizas. Puedo salvar momentos de entrega poética en todas las edades para construir espacios de convivencia ciudadana.

Señor presidente, yo puedo, y se lo digo muy en serio, ayudar a formar ciudadanos responsables, comprometidos, respetuosos, libres y dialogantes, para que la democracia sea verdaderamente justa. Eso es lo que usted quiere, ¿verdad? (Me parece un hombre justo).

Por último, le pediré encarecidamente que elija bien al que va a trabajar conmigo. Soy muy sensible al respecto y sé cuando alguien no siente verdaderamente amor por mí. En el país hay gente que me quiere y puede hacerlo. Pero le diré algo: debe tener voz en su Gabinete y, a la vez, ser autónomo para llegar a consensos con los ciudadanos y los artistas. Eso me gustaría. Si nos va mal, se lo haré saber. Se lo aseguro. Suya, la Cultura.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 315 542 73 66
+57 300 774 60 66       

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:  Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.