Tradición

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir

En múltiples círculos de la narración oral se le da gran valor a las historias tradicionales pertenecientes a los pueblos originarios, llegando algunos incluso a defender este tipo de corriente narrativa como la única forma honesta y valedera de transmitir la palabra. Estas historias, mitos y leyendas así como sus orígenes, son aspectos que indudablemente es necesario conocer, reconocer y transmitir pues es bien sabido que un pueblo que no tiene historia, no tendrá futuro o dicho de otra forma, solo se puede construir futuro a partir de los buenos cimientos que nos da el pasado. Claro está que como todo en la vida, cualquier extremismo dogmático es negativo y esta no es la excepción.

A mi modo de ver, como en otros ámbitos de la vida, el problema se genera cuando en una posición intransigente, se olvida que nosotros mismos somos generadores de tradición oral pues en un futuro, seremos los antecesores de las nuevas generaciones.
Hoy ya no parece necesario explicar los fenómenos naturales que forman y deforman al hombre, atribuyéndoselos a divinidades todo poderosas, ya que muchos de los antiguos mitos han sido desplazados por la ciencia predictiva que basada en números incuestionables previene un futuro fenomenológico, las más de las veces, de manera acertada.
El presente es una ilusión y el futuro es una utopía. Vivimos en un perpetuo pasado. Prueba de ello es que el momento en que se comenzó a leer esta frase ya es parte del pasado.
Todo cuanto se vive en el tiempo llamado presente, es capaz de generar tradición oral pues dará cuenta a las futuras generaciones de nuestros pensamientos, ideales, mentiras, sueños y pesadillas, en definitiva, de nuestra forma de existir.
Lo que comencemos a contar hoy a partir de la observación meditada, con el paso del tiempo y la fantasía siempre presente en cualquier acto narrativo capaz de condimentarlo todo, serán las leyendas del futuro, esas que los hijos de nuestros hijos, y sus hijos también, escucharán con la misma fascinación con la que nosotros escuchamos las explicaciones que los pueblos originarios le dan a la creación del universo.
La narración es más que la simple repetición de un texto bien aprendido; es la transmisión de sentimientos hechos palabras y como el hombre nunca podrá dejar de sentir, nunca podrá dejar de narrar. La forma quizás cambie pero el fondo se mantiene inalterable entre quienes nos antecedieron, nosotros mismos y nuestros sucesores.
La eterna inquietud humana le hace cuestionarse sobre su propia existencia. Así es como donde terminan las respuestas empiezan las religiones capaces de subyugar mentes y también la fantasía capaz de liberarlas.
La palabra es una de las mayores inductoras de la fantasía individual y colectiva también. Es capaz de hacernos ver y sentir la furia de personajes inexistentes y de imaginar nuevas explicaciones para las preguntas de siempre.
A lo largo de la historia hemos obtenido muchas respuestas, las cuales nos llevan a nuevas preguntas y por supuesto mientras no llegue esa nueva respuesta indesmentible, nuestro espíritu será aquietado por la fantasía capaz de explicarlo todo con los relatos presentes que serán las futuras leyendas.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.