Espíritu navideño

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir


 

¿Existirá mejor invento del mercado que el concepto de la navidad como para incitar al consumo desmedido?
Quien más quien menos, tarde o temprano todos terminamos cediendo ante el ambiente navideño para no ser considerados como bichos raros fuera del sistema. Adherimos al ambiente de amor hecho regalo material para expiar todas nuestras culpas acumuladas durante el año, comprando regalos para todos aquellos a quienes estimamos que en algo les hemos fallado y como el ser humano tiende a ser culposo, las ventas se disparan llegando a vender en solo un mes, más de un tercio de lo vendido durante todo un año.
Por supuesto los comerciantes basan todas sus campañas publicitarias en la contingencia anual y apelan al sentimentalismo para meter las manos en los bolsillos de todos, incluso de quienes tienen los bolsillos rotos por falta de dinero con que comprarse ropa. Se alzan voces defendiendo y hasta exigiendo rescatar el verdadero espíritu de la navidad sin darse cuenta que el tan idolatrado espíritu navideño es consumo, consumo, consumo. No falta el fanático religioso que por fe dogmática ignora el génesis de la fecha creyendo estar ganándose un pedacito de cielo al honrar el nacimiento de Jesús el salvador.
Cada uno es libre de creer pero de lo que no está libre, es de ver invadidos los múltiples aspectos de su vida por la fiebre navideña de comprar para ser feliz, felicidad que nos hará sufrir con los pagos en cuotas, prolongándose el espíritu navideño de endeudamiento hasta la siguiente navidad para renovar votos con el mercado y con el bendito sistema.
Quien crea estar cumpliendo con una fecha tan llena de amor regalándose a si mismo mediante caricias tiernas a otros ya sean estas caricias físicas o verbales, manteniendo una profunda conversación con los más cercanos, propiciar un sincero re encuentro con quien se ha estado distanciado por mucho tiempo o una simple cena en torno al cariño familiar, estará total y absolutamente errado pues esta fecha, aunque parezca contradictorio, fue concebida desde sus inicios para aplastar creencias reñidas con el credo católico.
Gran coincidencia que Jesús haya nacido para el solsticio de invierno en el hemisferio norte, fecha en que desde siempre, incluso hasta nuestros días, se celebran fiestas paganas para celebrar el retorno del sol que hasta ese minuto se fue alejando de la tierra.
Haya existido o no el mesías, ya no importa pues es mucho más importante la idea que el mundo judeo cristiano ha ido elaborando de el y mejorándola en estos apenas 2 siglos.
Como la idea del amor incondicional, que por lo tanto se puede endeudar, es tan poderosa, el mercado ha sabido llevarla adelante hasta potenciarla incluso traspasando más fronteras que la coca cola.
Para estar acorde con la fecha, "el que esté libre de pecado que lance la primera piedra". Somos nosotros quienes alimentamos esta fiebre de fin de año convirtiéndonos en cómplices incondicionales del enemigo.
No es que sea un tacaño furibundo amargado por tener que gastar mi dinero en regalos, de hecho me gusta regalarle a mis afectos pero en cualquier momento sin que necesariamente sea una fecha especial y menos porque el sistema me obligue pero lamentablemente como a nadie le gusta ser considerado un bicho raro y por lo mismo ser aislado como si se tratase de una enfermedad contagiosa; a comprar a comprar que el mundo se va a acabar.
Jo, jo, jo. 

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.