Abulia

Escrito por Patricio Sancha el . Publicado en Columnas
Imprimir




Día a día los medios de comunicación masivos nos entrenan para desarrollar una abulia nunca antes vista en la historia de la humanidad. Hechos que hace no mucho tiempo considerábamos como comportamientos anormales, extremos y repudiables, hoy por hoy son la monótona rutina de noticieros sensacionalistas capaces de todo por ganar audiencia y por supuesto, aparejado con esto, lograr más dinero de sus auspiciadores. Desde muy temprano por las mañanas, somos bombardeados por asesinatos, violaciones, atentados terroristas, ataques químicos, crueldad extrema. Lo que antes considerábamos incluso un comportamiento enfermizo, ha pasado a ser algo tan rutinario como lavarse los dientes.
¿Cuándo fue que las camisetas estampadas con las figuras icónicas de Chaplín o Marylin Monroe queriendo transmitir alegría y belleza cambiaron esas imágenes por las de asesinos en serie o insultos que solo pueden transmitir antiguo valores?
Todos y cada uno de nosotros somos seres en equilibrio entre extremos de comportamiento. Quien más quien menos, todos hemos actuado alguna vez en nuestras vidas de tal manera bondadosa que ha ido en nuestro desmedro y por otra parte, más de alguna vez hemos llevado adelante un acto que para nosotros fue simple justicia y para otros solo una venganza injustificada.
Constantemente nos hemos movido entre extremos de una misma realidad y esos grandes iluminados que logran dejar huella de su paso por este mundo, son aquellos quienes han logrado mantenerse en el centro de manera relativamente constante con frecuentes desviaciones hacia la bondad.
Lamentablemente, hoy en día el piloto automático de muchas personas prende el televisor incluso antes de activar su conciencia y empiezan a recibir el bombardeo de negatividad que los prepara para afrontar la jornada con la mayor de las animadversiones posibles.
La normalidad se ha transformado en lo que nuestros sentidos captan y cada vez más, la rutina no nos permite percibir más que aquello que los medios de comunicación masiva, televisión, radio, prensa escrita, publicidad, etc... nos transmiten hasta inocularnos pesimismo.
Bajo la óptica de una premisa física básica, si queremos cambiar nuestra realidad, de manera perentoria, debemos romper la inercia nefasta en la que nos encontramos.
Necesitamos una energía ajena al sistema para salir de esta inercia estable en la que nos encontramos. Cuando la constante son idas corriendo al banco, el abuso de las multinacionales en desmedro de sus consumidores cautivos o una vida sin esperanza, el enfoque reflexivo que por siempre han tenido las artes en relación al tiempo en que les toca vivir parece ser la energía que necesitamos.
No requerimos más que expresar nuestro sentir y asimilar el sentir de otros para abrir los ojos de nuestra conciencia y darnos cuenta que lo que hoy es considerado normal es una aberración del comportamiento humano, mismo que podemos cambiar si nos sensibilizados a través del mensaje de las artes.
Música, pintura, teatro, literatura, danza, ..., son nuestro camino de retorno a esa humanidad extraviada que hoy nos parece tan utópica.

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.