Entrevista a Roberto Moscoloni

Escrito por Cirnaola el . Publicado en Main
Imprimir

Entrevista a Roberto Moscoloni
Narrador oral y Promotor de la narración oral en Argentina
Por Germán Jaramillo Duque


 

C.- ¿Quién eres tú, según tú?
M.- uyyyyyyyyy soy un chico que mira a través de la pared de su casa y aprende de la vida…
C. - ¿Vienes del teatro?
M.- no, vengo de la calle con bicicleta, del fútbol, de los amigos de siempre…
C.- ¿Crees, como lo sostienen algunos que el teatro está en crisis y que por esa razón muchos de quienes provienen de él se han dedicado a la narración oral?
M.- Las Artes, en este caso el teatro, siempre están en crisis y en renovación. Tomemos crisis como inicio de algo mejor. Tal vez el acercamiento a la narración oral desde ese lugar sea solo emergente de gente que busca otros rumbos, pero la narración oral no es teatro….es…Palabra Libre.
C.- Hay quienes afirman que la narración oral es una especie de sustituto del teatro. ¿Coincides con esta aseveración?
M.- No, nosotros contamos historias, podemos hacer eso que se llama, narración escénica, pero si ya lo llevas a ser teatro, actuación …se pierde el sentido popular de las historias. Lo nuestro es la palabra.
C.- ¿Para qué crees que debe servir la narración oral?
M.- Debe servir…para todo, para dormir a nuestros hijos, para no perder la identidad social, para revalorizar la memoria, para…que la vida siga diciendo.
C.- ¿Cuánto hace que narras oralmente?
M.- Voy pensando y retrocediendo y llego a la cuna de Manuel, mi hijo mayor…28 años…no se dormía y pasaba largos ratos contándole cuentos, él, Makarena y Camilo fueron mis primeros escuchas… mi público con entrada libre y gratuita. Hay cuentos que les contaba a ellos que aun los cuento en escuelas y siento la misma emoción.
C.- ¿Recuerdas el momento en que contaste por vez primera una historia?
M.- Sacando lo que contaba de mis hijos…creo que la primera historia que conté fue MARIA LA PATA DE PALO.
C.- Cuéntanos un poco sobre tu experiencia en ese momento. ¿Qué sucedió en tu vida?
M.- Es un cuento que asusta a niños y mayores…y ahí me di cuenta el valor que tenía para los niños el asustarse de una historia ficticia…me gusta mucho contar cuentos donde la gente se asuste… prefiero que se asusten de un cuento y no de un político que les miente o un asesino que los ultima.
C.- ¿A qué objetivo te enfrentas cuando cuentas una historia?
M.- Uhhhhhhhhhh, cada cuento que hago es…un poco desangrarme en sentimientos… es una responsabilidad social decir el cuento. A veces escucho situaciones referidas al “ego” del narrador, si la luz me enfoca bien, si el micrófono está bien calibrado y esas cosas…para mí lo importante es que la gente “sienta”…el resto es modernismo burgués…
C.- ¿Cuando cuentas historias te inclinas por un tema en particular, o te da lo mismo contar un cuento u otro?
M.- Me gusta mucho lo social y en cada cuento, sea de niños o de adultos, trato de que lo social prime…
C.- Desde el punto de vista de la responsabilidad del mensaje, ¿crees que la narración oral está ejerciendo el mismo papel de observador y cuestionador de la realidad, que en sus momentos de esplendor tuvo el teatro?
M.-Totalmente, solo que hay muchos narradores que han tomado esto como un negocio y descumplen la función social, para dedicarse al marketing… el narrador debe ser un ser cuestionador, si es un cómplice del sistema es un “hablador lindo”. Cuando hablo de cuestionador, no solo hablo de cuestiones políticas o es de lo que menos hablo. Hablo de cuestionar, la educación, el arte, el amor, la pasión, no dejar nada en su lugar, enfrentar a todo con la Palabra…la burocracia de la vida se cuida sola, hay que desorganizarla.
C.- ¿Cómo ves el desarrollo de la narración oral en América?
M.- Importante y lastimosamente competitivo, aunque también veo que hay una apertura a ser compañeros. Es llamativo lo que está pasando con el grupo de narradores del 27 encuentro de Buga. Creo que la magia de ese encuentro está abriendo muchas cabezas… Chile, Brasil, México, y hace pocos días nuevamente Colombia, con el amigo Jorge Calvache, ojalá cada año se genere mas y mas hermanitos de Buga, porque eso dará el desarrollo de narrar sin competir.
C.- ¿Cómo ves el movimiento de narración oral en tu país.
M.- Igual al de América, en la medida que los narradores se aúnen y no se posicionen como estrellitas, podrá desarrollarse con fuerza… la narración debe ser una militancia, no un estrellato.
C.- ¿Son, todos los que en Argentina cuentan historias, narradores orales, o, al igual que sucede en otros países, según los conocedores del tema, existen quienes utilizan el espacio como pretexto para realizar otras actividades emparentadas con lo escénico?
M.- Ni hablar…. la confusión no tiene fronteras…
C.- ¿Existen en tu país promotores sociales de la narración oral, o son todos los que hay, promotores de ésta con intereses comerciales?
M.- Existe gente muy decente en la narración oral de Argentina, gente que hace de esta tarea un verdadero ejemplo de vida. Los promotores comerciales no me interesan…así que no participo. Ojo, que para sostener la narración hay que tener cabeza para que cierren números, pero eso no es ser comerciante de la palabra, los comerciantes de la palabra son los enemigos de las emociones, los que no sienten cuando cuentan y después cuentan sus monedas.
C.- ¿Los organismos culturales del estado de tu país promueven la narración oral como actividad con identidad propia, o la incluyen como parte accesoria de otras disciplinas artísticas?
M.- Por suerte se le está dando el lugar que corresponde, es una tarea difícil, porque hay otras disciplinas más… faranduleras que hacen que la gente se ría y se distraiga, sin embargo hay gente que acompaña mucho al proceso de narración oral en mi país.
C.- ¿Hay unidad en el movimiento de narración oral en Argentina, o se encuentra éste dividido en agrupaciones que compiten entre sí por la supremacía, tal como hemos detectado que sucede en otros países?
M.- Hay competencia, hay deslealtades y hay gente honesta…somos unos más en el contexto de esta América, de este mundo.
C.- ¿Cuál ha sido tu papel en el desarrollo de la narración oral en Argentina?. Contribuye con la historia contándonos un poco acerca de cómo empezó todo.
M.- ¿yo?, sólo soy un contador de historias, ni nada antes ni nada después, solo la satisfacción de cruzarme a alguien y me te diga: “recuerdo un cuento suyo”; eso es todo. En mi país hay gente que realmente hace historia, yo soy un laburante…los que pusieron las piedras en la pirámides… el crédito se lo lleva el Faraón.
C.- ¿Temes que te critiquen?
M.- Si la crítica es para bien…me encanta, siempre las recibo y mirá que me critican… si la crítica es para mal, de mala leche…nos vemos a la salida, ja, ja, ja, soy futbolero…no intelectualoso.
C.- ¿Temes hacer crítica?
M.- No, cuando algo me parece que está mal lo digo, pero siempre con respeto y si puedo acompañando con un aporte. Pero rara vez critico a alguien porque creo que cada uno tiene su estilo y eso es respetable. Sí critico a quienes se enamoran del tallerista de narración oral y cuentan como él y cuentan sus cuentos…eso si creo que es criticable.
C.- ¿Qué crítica le harías al movimiento de narración oral de Argentina?
M. – Uyyyy lo que acabo de contestar arriba…el tema de quedarse con un par de autores que parecen auspiciados por editoriales y no buscar leyendas populares o urbanas, historias familiares y autores que quedan en bibliotecas y son buenísimos… mucha gente narra a una autora que habla de la familia y todos terminan narrando la misma autora y los mismos capítulos y siempre digo si no recuerdan a Juana de Ibarburú y su CHICO CARLO, tiene capítulos maravillosos y …está en un estante alto de las bibliotecas…hay que abrir la cabeza, sino…matamos a la narración oral.
C.- ¿Cómo ves el futuro de la narración oral en América?
M.- Por descubrirse y por descubrir historias…a cada paso aparecen historias, ojalá los narradores las veamos.
C.- ¿Cómo ves el futuro del movimiento de narración oral en Argentina?
M.- Respuesta igual a la anterior: somos parte de la América morena, gallega, tana, polaca y de todo el mundo… somos parte de esta América.
C.- ¿Te queda algo por decir?
M. - Gracias, me da mucha vergüenza ser entrevistado.
C.- ¿Qué opinas de ti mismo?
M.- Un hincha del Gimnasia y Esgrima de La Plata que trata de vivir como puede y que ama lo que hace, escribir y contar y ser padre de 3 grandotes y hermosos hijos. Uhhhh por ahí tendría que haberme hecho mas propaganda, ¿no?, pero es mi realidad. La satisfacción mas grande es ver las caras de los chicos y grandes cuando cuento, que es la cara de mis hijos de chicos y ahora de grandes…

Contáctenos

Teléfonos de contacto:
+57 (2) 2 37 20 12
+57 315 542 73 66

Dirección:
Calle 4 No. 6-57 Buga - Valle del Cauca - Colombia

E Mail:
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.